La mordida por araña violinista generalmente es por accidente al momento de mover objetos en sitios oscuros, secos y donde suele esconderse el arácnido, pero reacciona al verse amenazado. Aunque no se conoce el número exacto de pacientes mordidos por la araña violinista, estos accidentes se consideran una emergencia médica que debe atenderse de inmediato, porque el veneno provoca daños irreversibles a nivel de tejido, como ulcerar la piel y provocar necrosis.

“Alrededor de 5% de los accidentes puede cursar con una forma grave de intoxicación, en cuyo caso podría presentar también falla renal aguda, desorientación, lesión a nivel pulmonar, destrucción de los glóbulos rojos e incluso la muerte”, enfatizó el doctor Jorge González, director científico de Laboratorios Silanes/Bioclon. Pueden pasar varias horas para que el individuo se percate de la situación, al ver que la zona afectada está inflamada y rojiza, además de sentir dolor.

Con este antecedente, científicos mexicanos, a través de Laboratorios Silanes y el Instituto Bioclon, dieron a conocer su faboterápico (antiveneno) de cuarta generación para neutralizar el veneno de la araña violinista, conocido como Reclusmyn, que se desarrolló a partir de venenos recombinantes, es decir, la producción fue en laboratorio, innovando de esta manera procesos tecnológicos que evitan la extracción de la toxina directamente del arácnido.

“En Silanes Bioclon, contamos con una plataforma tecnológica única en su tipo, la cual nos permite desarrollar diferentes antivenenos que controlan de inmediato las consecuencias provocadas por la mordedura o picadura de animales ponzoñosos e incluso contribuyen en salvar la vida de la persona atacada”, agregó el doctor González.

De acuerdo con el Diagnóstico y Tratamiento de Mordeduras por Arañas Venenosas, de la Guía de Referencia Rápida de la Secretaría de Salud, el loxoscelismo es el cuadro clínico resultante de la mordedura de la araña del género loxosceles.

Éste constituye un importante problema de salud en varios países sudamericanos, centroamericanos y norteamericanos, especialmente en regiones de Argentina, Perú, Chile, Brasil y México, por lo que este antiveneno resulta de gran relevancia para la región.

nelly.toche@eleconomista.mx