Mercurio, el planeta más pequeño del sistema solar, pasó este lunes entre la Tierra y el Sol, un fenómeno raro que se pudo ver principalmente en Europa occidental y en América.