Recuperar la policromía original de los famosos monolitos requiere años de estudios y meses de minuciosa y exhaustiva limpieza.