La violencia perpetrada hacia las mujeres va mucho más allá de las estadísticas. Todas, sin importar el estatus, el rol social o la región de la que previenen, han sufrido algún tipo de violencia a lo largo de su vida que no se ha clasificado en las cifras oficiales. Pero el incremento en los números de lo cuantificable, por sí mismo, es evidencia de la ineficacia de las pocas o nulas políticas públicas y la desestimación de las autoridades en todos los niveles ante un fenómeno generalizado.

El 2019 fue el año de mayor registro histórico de incidencias de violencia contra las mujeres en el país. De acuerdo con la asociación civil Impunidad Cero, en ese año se registraron 1,012 feminicidios tipificados a escala nacional, de los cuales, hubo un índice de impunidad de 51.4 por ciento.

Estas referencias fueron parte del conversatorio “Estado de emergencia, feminicidios, violencia y acoso en México”, que se dio en el marco de la quinta edición del Festival Letras en Tepic y en vísperas del Día Internacional de la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, el Día Naranja, que se lleva a cabo el 25 de noviembre.

Moderadas por Lorena Elizabeth Hernández García, fundadora y directora del festival, participaron las funcionarias públicas: Cora Cecilia Pineda Alonso, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores en la Cámara de Senadores; Geraldine Ponce, secretaria de la Comisión de Presupuesto en la Cámara de Diputados; Gloria Núñez Sánchez, secretaria de la Comisión de Cultura en el Senado; Lourdes Ibarra, directora del Instituto de la Mujer en Tepic, y Sofía Bautista, exlegisladora y maestra en Política y gestión pública.

“El principal reto para abatir la omisión y el abandono del Estado mexicano (ante casos de violencia de género) es el combate a la corrupción y a la impunidad. De lo contrario no se va a poder combatir nunca la desigualdad, la falta de respeto y oportunidades”, opinó la senadora Cora Pineda.

La diputada Geraldine Ponce coincidió en que si no se atiende la corrupción en el sistema judicial en la atención de casos de violencia de género y feminicidio, no se dará paso a la erradicación de la impunidad. Y adscribió la postura del resto de las participantes: el feminismo no es una guerra de sexos, una afrenta contra los hombres.

“Algunos sectores de la sociedad creen que el feminismo es un tipo de incitación a la violencia, de odio hacia los hombres. El feminismo como tal son los movimientos que buscan que las mujeres tengamos los mismos derechos, porque históricamente hay una deuda enorme hacia las mujeres en la participación en el deporte, en la política, en la toma de decisiones”, dijo la diputada por Morena.

“No es posible que hoy en día, en nuestro país más de 10 mujeres estén muriendo todos los días asesinadas”, añadió la senadora Gloria Nuñez. “Eso significa que nos queda una deuda en políticas públicas, en legislación. Es un círculo vicioso”, reconoció.

Por su parte, Lourdes Ibarra y Sofía Bautista remarcaron la necesidad de hacer llegar los presupuestos a los estados, para que los institutos encargados de la protección de las mujeres sean capaces de llegar hasta las poblaciones más alejadas de las ciudades y procurar la protección de las mujeres sin distinción.

“Que no nada más los legislen y los dejen en el papel, sino que, efectivamente, el dinero alcance a los municipios para que las instancias que procuran la justicia o, en su caso, que previenen, tengan los recursos necesarios para llegar hasta las comunidades más lejanas. Si no tenemos ese apoyo, nunca vamos a poder accionar hasta allá”, advirtió la responsable del Instituto de la Mujer en la entidad e invitó a las legisladoras a impulsar políticas públicas para garantizar la crianza y la educación de las niñas y niños que son huérfanos de madres muertas por feminicidio.

“Hay 14 estados nada más con fiscalías especializadas. Tenemos que hacer que en todo el país se pueda disponer de estos espacios para la defensa y la obtención de justicia frente a los feminicidios. Que vuelvan los refugios para las mujeres, que funcionen plenamente, que tengan suficiente presupuesto”, urgió Bautista por su parte.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx