El querido y respetado critico gastronómico de El Economista, Jorge Toledo (quien murió a principios del año) relataba que desde bebé, Francisco Alberto Ituarte Egea estaba “predestinado a ser, con el tiempo, uno de los chefs más exitosos de su país y en el extranjero con su cocina mexicana de raíces vascas” y al mismo tiempo un empresario exitoso. Nuestro amigo Toledo no estaba equivocado.

Grupo Ituarte es un  éxito en el mundo gastronómico, sus joyas: Aitana, Boston’, Alaia, Emilio, Zeru, Jerónimo y Puerto Getaria son restaurantes con identidad propia y de calidad mundial.

Además, el empresario fundó Ituarte Eventos, una de las firmas más importantes en el país.

Grupo Ituarte convocó a una cena maridaje especial de ocho platillos que ofrecieron seis de sus chefs: Atala Olmos, Beto Rojo, Israel Aretxiga, Jon Otxandio, Karla Córdova, y Víctor Morales, con resultados fuera de este mundo, gracias al talento, ingredientes y atrevimiento de cada uno de ellos.

La cena se realizó en Aitana (Calle Pedregal #24, Mezzanine, Col. Molino del Rey, Miguel Hidalgo), uno de los proyectos gastronómicos más queridos del chef Alberto Ituarte, un espacio con diseño moderno, elegante y un oasis en medio del caos, no por nada, horas antes de la cena, el gran Ferran Adrià había estado en Aitana motivando a los jóvenes chefs para crear grandes platillos.

Los vinos que acompañaron la noche fueron de la Bodega Enate,  elaborados en España con un mexicano al frente, el empresario asturiano Luis Nozaleda, pero nacido en México.

La cena maridaje comenzó con una tostada de toro aleta azul con aguacate tatemado y aire de wasabi, creación de Víctor Morales, directo de Ensenada, acompañado de un Chardonnay 234 de Enate en una experiencia sublime. Después, llegó el turno del rockstar Beto Rojo, quien regresó a Jerónimo B&R (en San Jerónimo 369) hace unos días.

Rojo presentó un medallón de conejo con mole de alcaparras, puré de alubia ahumada y chicharrón de col rizada en un viaje de sensaciones donde sólo un vino rosado pudo acompañarlo en un paseo por las nubes.

Para el tercer tiempo y mientras el sol se ocultaba, apareció un Royal de Foie, ensalada de cerezas y pan de especias que estalló en el paladar mientras un Cabernet-Merlot hacía su trabajo en boca en caricias de sabores y sensaciones.

Jon Otxandio, actual chef de Emilio (Emilio Castelar 107, Polanco) quien dejó España por seguir a México al amor de su vida, presentó un Kampachi (el Pez Fuerte es su apodo) a las brasas con rizos de Txipiron puré de cebolla morada y aire de mar junto a un Cabernet Sauvignon Reserva Celestial.

Para el quinto tiempo, aparece la chef Charly Cordova de Ituarte Eventos con un platillo que corona una noche espectacular: bao de hierbas y rabo meloso en un platillo que encara y reta al comensal para derretirse dentro de la boca mientras que el Syrah empapa la garganta sin piedad en un platillo espectacular.

Finalmente, llega el café en matices de Israel Aréchiga, de Alaia,  (Río Magdalena 80 colonia Tizapán)  un cierre dulce y juguetón que el mismo Jorge Toledo hubiera aplaudido de pie ante la osadía del chef.

Grupo Ituarte tiene un dream team en sus cocinas y no duda en presumirlo con cenas especiales (abiertas al público) que se convierten en una fiesta de sabores que provoca todos los sentidos y se convierten en citas obligatorias para todo aquel amante de la gastronomía.

[email protected]