La Conque demostró que existe un gran interés por el mundo de los comics y el público saturó el Centro de Congresos de Querétaro, que por primera vez fue el epicentro de este mundo de fantasía con más de 30,000 personas.