Es alto, norteñón, de barba y con una mirada profunda que parece que nada se le va; incluso, intuyo que a él le gustaría entrevistar y no contestar preguntas.

Es Diego Osorno, periodista que desde el 2002 escribe acerca del narcotráfico y sus víctimas, un tema que hace unos años pocos le creyeron.

Pero el escritor aseguró que más que el narco le interesan los conflictos que provocan, por eso, junto a Javier Sicilia, formó parte de la famosa Caravana por la Paz que recorrió Estados Unidos.

Y el resultado es Contra Estados Unidos. Crónicas desamparadas (Almadía, 219 pesos), que da detalles de lo que el periodista vivió en esos días.

Osorno nos lleva con sus relatos y crónicas a ser parte de la caravana, a conocer víctimas que buscan justicia y que en el camino van contando sus desgarradoras historias, como la de un reportero que huyó del país por las amenazas de muerte a su madre y padre, quienes ya habían perdido a sus hijas en la famosa guerra contra el narco. Contra Estados Unidos. Crónicas desamparadas es un libro demoledor y humano.

Comenzaste a escribir del narco cuando no era un lugar común.

En el 2002, estaba en Miguel Alemán, Tamaulipas, y envié una nota al editor de Milenio en México, era una nota sobre un grupo llamado Los Zetas y que estaba operando, me dijo: ‘ Estás inventando cosas, ahí operan otros cárteles . Yo le dije lo que veía. Pero Los Zetas para mi fueron una anécdota algo fugaz que estaba ocurriendo, hoy todo mundo habla de ellos y se han vuelto un lugar común.

Pero no todo lo que escribes es del narco.

Es que, más que el narco, me interesan los conflictos y las situaciones; ya sea a nivel pequeño o amplio... y mis libros no son sangrientos, más bien tratan de retratar el conflicto que provoca la violencia y lo que provocan.

¿Por qué decides emprender la Caravana por la Paz que en el 2012 encabezó Javier Sicilia?

Creo en el movimiento. Me tocó narrar masacres y pueblos vacíos y sin gente por el narco, y ver cómo la famosa guerra contra el narcotráfico producía muchas víctimas que no estaban ligadas al mundo criminal; no todas la víctimas eran criminales como decían los políticos, y el movimiento de Javier lo planteó así.

El libro es un retrato sobre mexicanos que escaparon o sufrieron su México.

Las víctimas van contando sus historias..., es un viaje por México, un México adolorido con un paisaje estadounidense detrás..., es como una road movie de terror y al mismo tiempo intento hacer un relato sobre Javier Sicilia, poeta y líder del movimiento, y espero haberlo logrado.

¿Qué pasó con el documental sobre el polémico Mauricio Fernández, alcalde de San Pedro Garza García, donde participaste?

Es muy difícil estrenar de manera comercial en los cines; son muy injustos los esquemas que plantean las distribuidoras y con el equipo (Emiliano Altuna y Carlos F. Rossini) mejor lo vamos a distribuir de manera gratuita.

Nos despedimos. Osorno se queda con la mirada alerta, quizá busca alguna historia más que contar, quizá algo teme.

vgutierez@eleconomista.com.mx