Alegre, colorida y jovial, así es el montaje del Don Quijote de la Compañía Nacional de Danza que anoche inició temporada en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, de esta ciudad.

El ballet de la que es considerada obra maestra del escritor y dramaturgo Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616), regresó al Máximo recinto cultural del país luego de dos años de ausencia.

Acompañados por la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, bajo la dirección de ucraniano Alexei Baklán, los más de 50 bailarines tuvieron una brillante participación, que al final les valió una multitudinaria ovación.

La coreografía, que además de hacer comulgar la literatura, la música y la danza, atrapa desde el primer momento por su coreografías, peor sobre todo, por su vestuario y protagonista principal: El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, acompañado por su inseparable escudero Sancho Panza.

La obra de poco más de dos horas y que traslada a los presentes a la época de Renacimiento pero también comienza a vislumbrarse el Barroco, está basada en la versión original de ballet del coreógrafo Marius Petipa y la música del compositor Léon Minkus.

El argumento, basado en el capítulo XIX del segundo libro de "El Quijote", aborda el amor entre "Kitri" y el barbero "Basilio", y las insidias del viejo y rico "Gamache", lío romántico del que se burla el autor.

El montaje en el que se describen las aventuras de "Don Quijote" y su fiel escudero "Sancho Panza", es una de las obras más destacadas de la literatura española y universal, y una de las más traducidas.

A penas se levantó el telón apareció un grupo de 30 bailarines que sedujeron al público por sus danzas pero, sobre todo, por su vestuario; en el caso de las damas, de estilo gitano, mientras que los varones recurren al de un torero, con capote, medias, chaquetilla, montera y taleguilla.

Con una escenografía típica de los pequeños pueblos europeos de principios del siglo XVI, el grupo de bailarines resalta por su ordenada y seductora ejecución, engalanada por el primer bailarín del Australian Ballet, el cubano Yosvani Ramos, quien interpretó a Basilio , y Blanca Ríos Kitri .

Durante su participación, este joven que ha interpretado los principales roles en obras como El Lago de los Cisnes y Romeo y Julieta , entre otras, presume de agilidad, fuerza, velocidad y sobre todo virtuosismo al momento de sus ejecuciones sobre el escenario.

El cuadro de bailarines, completado por Aurora Vázquez, José Urrutia, Agustina Galizzi, y Harold Quintero, ofrecen una puesta de gran importancia, pues por ser considerado un clásico del ballet, además de ser un espectáculo para el público, enriquece el nivel técnico y artístico de los bailarines.

En "Don Quijote" se presentan las danzas de las seguidillas y de los gitanos, mismas que al combinarse con las danzas de carácter, imprimen un toque chusco a la obra, elementos que provocan que el ballet sea del gusto del público conocedor y de las personas que se acercan por primera vez al ballet.

La obra se presentará los días 22, 24 y 27 de mayo en el recinto ubicado en el Centro Histórico de esta ciudad.

apr