India limitará el número de personas autorizadas a visitar diariamente el Taj Mahal para preservar su monumento más famoso.

Situado cerca de Agra, a unos 200 kilómetros de Nueva Delhi, el Taj Mahal, conocido por los indios como el “monumento del amor”, es admirado cada año por millones de turistas. La democratización del turismo en India contribuye al aumento de las visitas, que incrementa la presión sobre sus cimientos.

Construido entre 1631 y 1648 por orden del emperador mogol Shah Jahan en memoria de su esposa favorita, Mumtaz Mahal, el mausoleo de mármol blanco con incrustaciones de piedras preciosas debe ser lavado regularmente para evitar que la contaminación del aire lo vuelva amarillo.

Entre 10,000 y 15,000 personas visitan cada día el Taj Mahal. Pero esta cifra puede llegar a 70,000 durante el fin de semana. Las autoridades indias anunciaron que a partir de ahora se limitará el número de visitantes a 40,000 por día.

“Tenemos que garantizar la seguridad del monumento y de los visitantes. La gestión de las multitudes estaba convirtiéndose en un verdadero desafío para nosotros”, declaró un alto funcionario del Servicio Arqueológico de India.

La restricción no afectará a los turistas extranjeros, que pagan 1,000 rupias (15 dólares, 13 euros) por persona, sino sólo a los indios que se benefician de una entrada a 40 rupias. Alrededor de 6.5 millones de personas visitaron el Taj Mahal en el 2016, según el gobierno indio.