A la segunda reunión virtual donde se dialoga sobre el rumbo del sector cultural en México ante el Covid-19, que convocaron organizaciones independientes de artistas, asistieron la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, Lucina Jiménez,  Mardonio Carballo, director General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas, así como Susana Harp, presidenta de la Comisión de Cultura del Senado de la República, quienes acordaron tener una siguiente sesión el jueves 30 de abril a las 10 de la mañana en calidad de urgente debido a que se tiene hasta esta semana para recopilar las demandas de los artistas y hacer los ajustes presupuestales correspondientes en Cultura.

"En este momento se está haciendo una reestructuración presupuestal para poder salvar y garantizar todos los compromisos que estaban establecidos y que han sido pospuestos en la reprogramación para que esos apoyos se paguen con independencia de que las actividades sucedan después", dijo Lucina Jiménez refiriéndose al Banco de Funciones que ya ha puesto en marcha la Secretaría de Cultura (SC), también dijo que durante las reuniones que hasta ahora se realizaron, también se abordaron temas de repatriación de artistas extranjeros que se encontraban en México a los cuales ayudaron a llegar a sus respectivos países, además de llevar un registro de artistas que se han visto contagiados por Covid-19.

"Estamos trabajando en una reconversión presupuestal para poder reorientar hacia las comunidades que en este momento no tienen una garantía administrativa. Estamos haciendo la recopilación de todos aquellos recursos que están saliendo de las cancelaciones internacionales que estamos recibiendo, porque efectivamente hay una contracción internacional y la movilidad artística se va a ver afectada en este proceso y eso también tiene una dimensión económica", dio a conocer aunque reconoció que todavía no cuentan con una cifra específica de estas cancelaciones.

Jiménez dijo que a propuesta de la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto se están recopilando las necesidades de los distintos gremios y que ya sostuvieron reuniones con la comunidad de productores de teatro y con la Red de Espacios Culturales Independientes Organizados (Recio) quienes también han hecho propuestas para la reactivación del teatro en México debido a la contingencia sanitaria.

Por lo que aseguró que todas las peticiones de los artistas han sido recopilados para desarrollar una mejor política pública después de que pase esta pandemia, "lo que tenemos que hacer es revisar las condiciones que tiene el sector público, de la cultura en general para poder avanzar con ideas concretas y revisar su operatividad, a partir de que el sector cultura concluya con el análisis que está haciendo en este momento, derivado de las indicaciones a nivel general en el proceso de reconstrucción económica", comentó.

Hizo énfasis en que el diálogo que se está llevando a cabo con las diferentes comunidades artísticas tiene calidad de urgente puesto que esta semana es el límite para hacer los cambios necesarios en la presupuestación debido a los retos que se enfrentan por la pandemia de coronavirus.

"Está planteado hacia el viernes un cierre de estas reconversiones a nivel de propuestas, tenemos que entregar cada una de las dependencias nuestras propuestas y de ahí la SC, que es nuestro órgano rector, hará una revisión general y una síntesis que permita saber cuál es la condición de todo el sector", especificó.

Sobre el tema de las taquillas dijo que se está llevando a cabo el papeleo administrativo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) "para que las taquillas puedan entregarse totalmente a las compañías y los teatros. En el caso de Bellas Artes es una disminución de los recursos propios y como esos recursos suelen entregarse a la SHCP, estamos haciendo en este momento los convenios, tenemos todas las posibilidades de poder entregar el 100% de las taquillas, es algo que vemos viable", destacó Lucina Jiménez, además de que incentivó a una agenda de objetivos a mediano y corto plazo en la que incluyó el censo de trabajadores de la cultura en México, como un punto de acuerdo prioritario.

Por su parte Susana Harp se sensibilizó a la falta de acceso a la salud que padecen muchos trabajadores de cultura y artesanos de comunidades indígenas, por lo que se comprometió a enviar un listado de hospitales que tendrían que recibir a los interesados para atención médica, independientemente de que tengan seguro social o no. "Estos hospitales tienen la obligación de recibirnos a todos los mexicanos", expuso la senadora Susana Harp quien también dijo estará observando y aportando desde el ámbito jurídico.

Sin embargo, la comunidad artística y cultural representada en este frente conjunto formado por los colectivos y movimientos Asamblea por las Culturas de la Ciudad de México, #No vivimos del Aplauso y el Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte de México (Moccam), insistieron en que al menos hay 1,500 trabajadores de la cultura que se encuentran en una situación realmente vulnerable y pidieron que se tome con seriedad su propuesta de dar un apoyo económico a estos grupos con prontitud y sin discriminación, como es que evalúan las convocatorias emergentes como "Contigo en la distancia".