En homenaje al artista contemporáneo Gabriel Orozco, Casa Dragones lanza su tequila, una botella que costará 1,850 dólares, quizá uno de los tequilas más caros del mundo.

Es una edición limitada de 400 botellas, sólo 200 se venderán en México… la idea es reconocer al artista mexicano más importante de nuestro tiempo , dijo Bertha González Nieves, cofundadora y CEO de tequila Casa Dragones.

La botella lleva una réplica grabada con la técnica de pepita (grabar el vidrio con diseños) de Black Kites (1997), el famoso cráneo humano cubierto en un intrincado tablero de ajedrez que fue concebido por Orozco para representar los dos lados de la vida que están en constante conflicto: la racionalidad y la incertidumbre.

El tequila acompañó a Orozco durante el recorrido que realizó por el MoMA de Nueva York, el Kunstmuseum en Basel, el Tate Modern en Londres y el Centre Pompidou en París con su exposición retrospectiva.

Casa Dragones fue parte en mi gira y me sentí muy orgulloso de tener al mejor tequila conmigo para celebrar este importante capítulo de mi vida , comentó Gabriel Orozco, de quien fue la idea de hacer un tequila con su obra.

La botella incluye la firma de Orozco y un listón en el cuello de la misma que alude a la gira, mencionando los museos por los cuales el artista dejó huella.

Tequila Casa Dragones es una empresa mexicana que se fundó en el 2008 por Bob Pittmann (CEO de Clear Channel Media Holdings y fundador de MTV) y Bertha González.

Actualmente, la empresa produce cerca de 24,000 botellas.

vgutierrez@eleconomista.com.mx