Nueva York.- El Museo de Arte Moderno (MoMA) expondrá a partir de hoy la icónica obra El Grito , del artista noruego Edvard Munch, considerada una de la imágenes más célebres y reconocidas de la historia del arte.

De las cuatro versiones de El Grito que Munch hizo entre 1893 y 1910, esta obra en pastel realizada en 1895 es la única que queda en manos privadas.

El Grito fue prestado por un coleccionista privado que adquirió la obra en una subasta en Sothebys en mayo y por la que pagó 120 millones de dólares.

Las otras tres versiones están en las colecciones de museos en Noruega, una de ellas en la Galería Nacional y las restantes en el Museo Munch en Oslo.

El cuadro tiene colores cálidos de fondo, luz semioscura y un personaje principal sin pelo en un puente bajo un cielo arremolinado color amarillo-naranja.

En el fondo, casi fuera de escena, se muestran dos figuras con sombrero que no se pueden distinguir con claridad.

La imagen fue concebida originalmente por Munch como parte de la serie épica denominaba Frieze of Life (friso de vida), que explora la evolución de la vida moderna, centrándose en los temas del amor, la angustia y la muerte.

Preocupado en especial por la representación expresiva de las emociones y las relaciones personales, Munch fue asociado con el desarrollo internacional del Simbolismo durante la década de 1890 y reconocido como un precursor del expresionismo del siglo XX.

El cuadro, que estará disponible para la apreciación del público hasta el 29 de abril de 2013, es la obra de arte más cara jamás vendida en una subasta.

apr