Tijuana, BC. Con alrededor de 50,000 asistentes, el Festival Cultural Entijuanarte se confirmó como uno de los eventos más importantes del país.

Niños, jóvenes y familias enteras salen a la calles de Tijuana atraídos por Entijuanarte, un festival que se realiza alrededor de “La Bola” el Centro Cultural Tijuana entre comida, cerveza y artistas de diferentes sitios del país.

Artes plásticas, danza, teatro, literatura, cine y música son parte de Entijuanarte, evento que desde hace 14 años abrazan con amor los tijuanenses.

Cecilia Ochoa, presidenta de la Fundación Entijuanarte, corre por todas partes, está al tanto del evento que fundó hace más de una década.

“Veo mucha gente, Entijuanarte se ve concurrido y se ve contenta”.

Fotografías eróticas, lienzos fúnebres, joyería, actividades para niños; el Pabellón de Chihuahua (...) y de fondo Caloncho o Enjambre son parte de la fiesta que se lleva en paz y sin contratiempos.

Me encuentro por tercer año a las artistas Andrea Chavarín y Yolanda Morales, creadoras de Señorita Lechuga, una serie de dibujos de mujeres con frases inspiradoras fuertes pero con dosis de humor.

“Es un gran evento, nos va muy bien y veo a muchos artistas nuevos. Sin duda es uno de los festivales de arte público más importantes de México”, coinciden.

En otro punto del tianguis artístico, Antonio Escalante señaló que Entijuanarte le da a la gente la oportunidad de convivir en familia en un ambiente de fiesta, música, arte y cultura.

“Desde que comenzaron a realizar este tipo de eventos, la gente se acerca más a estos recintos culturales, antes hasta tenían miedo de venir al Cecut y ahora se convirtió en una casa para todos nosotros”.

El Pabellón de Chihuahua fue uno de los más concurridos con alrededor de 4,000 visitantes por día.

En la inauguración, María Concepción Landa, secretaria de Cultura de Chihuahua, señaló: “Estamos felices y orgullosos de estar en este festival para que sigamos hermanándonos e intercambiando conocimientos. Con este pabellón, todos los visitantes tendrán un poco de percepción de lo que es Chihuahua. La cultura nos alimenta el espíritu. Los norteños tenemos mucho que aportarle a México”.

Durante el fin de semana se presentaron cerca de 100 propuestas plásticas y visuales, 80% son de la región y el resto de otros estados como Chihuahua, Coahuila, Zacatecas, Nuevo León, Sonora, Durango, Morelos, Ciudad de México, Michoacán y Jalisco.

“El objetivo de este festival es ser un espacio para que los artistas locales e invitados puedan mostrar las distintas manifestaciones artísticas ante un público binacional”, explicó la presidenta de la Fundación Entijuanarte.

Ochoa dijo que la fundación busca “generar espacios sanos de esparcimiento, de conocimiento y formación para la comunidad, a fin de tener una mejor ciudadanía e impulsar el gusto por las distintas manifestaciones culturales como son la música, fotografía, teatro, danza, escultura, cine y literatura”.

Uno de los eventos más aclamados fue el concierto de la Orquesta Filarmónica del Estado y, claro, las presentaciones en la explanada con bandas como: Takon Machin, el Grupo de Fusión Regional Becerros desde Nuevo León, y Los Claxons.

Cecilia Ochoa mencionó que el contar con músicos tanto locales como de otras partes de México “ha logrado posicionar a este festival como uno de los principales del noroeste y ser un referente en toda la República”.

Ayer por la noche, se presentaría Fernando Delgadillo para el cierre de Entijuanarte, un festival vital y un ejemplo de que la sociedad civil puede organizarse para conseguir eventos que ayuden a la reconstrucción del tejido social, sean una plataforma artística y una oferta cultural para una ciudad que lo necesitaba.

vgutierrez@eleconomista.com.mx