La trombosis es la primera causa de muerte intrahospitalaria prevenible mediante una adecuada valoración y tratamiento, desafortunadamente hoy seguimos viendo a los pacientes cuando ya llegan con complicaciones (…) Diabetes, hipertensión, insuficiencia cardiaca, todos estos padecimientos hacen más propensa a la persona de padecer una trombosis y lo peor es que todo esto es prevenible a excepción de la edad y la genética, pero no hemos hecho lo suficiente , aseguró el doctor Gerardo Encinas, enlace médico científico de Pfizer.

Cuando vemos la formación de un coagulo de manera no fisiológica en el sistema venoso o arterial estamos frente a una trombosis, se trata de los vasos que llevan sangre del corazón a los tejidos, las venas recogen esa sangre de los tejidos y regresan todos los productos de desecho y dióxido de carbono al corazón y a los pulmones para que se vuelvan a oxigenar, ese es el ciclo que se puede ver afectado , explicó el especialista.

Sobre este padecimiento, nuevos tratamientos e investigaciones han surgido en la última década y el V Foro de anticoagulación, fue la oportunidad para que más de 200 médicos en nuestro país pudieran compartir puntos de vista y escuchar de los propios investigadores los avances en el tema.

NOTICIA: Avances en localización de tumores cancerígenos

El doctor Raúl Izaguirre Ávila, Jefe del departamento de hematología del Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez hizo hincapié en que el problema de esta enfermedad aumenta, incluso desde el 2014 se realiza cada 13 de octubre el día mundial de la trombosis, se trata de una campaña global para salvar vidas.

De 1990 al 2010, según la Organización Mundial de la Salud en el mundo hubo 52.8 millones de muertes, de ellos siete millones murieron por enfermedad arterial coronaria y casi seis millones por embolia cerebral, lo que significa que una de cada cuatro personas muere por trombosis.

Además, en ese periodo la enfermedad coronaria se incrementó 35% y la embolia cerebral 25%, también el 3.3% de todos los pacientes internados pueden desarrollar tromboembolia venosa. En Estados Unidos se registran entre 100, 000 y 300, 000 muertes relacionadas cada año y en Europa más de medio millón, por su parte, en México no se tienen cifras exactas pero la incidencia no es menor, aseguró el especialista.

NOTICIA: México, pionero en cirugía fetal de espina bífida

Nuevos tratamientos

Hoy se han descubierto nuevas moléculas y han salido nuevos medicamentos al mercado que ya están probados y avalados por la FDA (Food and Drug Adiministration, por su sigla en inglés), su evolución ya tiene varios años y esto debe ser aprovechado por la población para evitar costos mayores, pero, sobre todo, hay que crear el empoderamiento del paciente, explicó el doctor Izaguirre.

Pero, ¿Cómo se puede lograr esto?, se puede empezar desde la primaria, al no dejar que los niños padezcan obesidad, cuidando el colesterol, que no fumen, que hagan ejercicio. Pero una vez que el paciente ya presenta algunos síntomas, la misma gente debe pedir ser atendido para prevenir embolias, pacientes informados actúan mejor , aseguró.

Por más de sesenta años la Warfarina, fue el único medicamento oral para el tratamiento de la trombosis, hoy ya existe una nueva familia de medicamentos de administración oral que incluso dejan atrás a los tratamientos inyectables.

La Warfarina, la cual debía ser controlada constantemente, probablemente fue el medicamento más usado en nuestro país, hoy en día es el aseucomarina que pertenece a este grupo de medicamentos, pero hoy esta nueva generación son tratamientos sencillos, que actúan más selectivamente, con más eficacia, menos complicaciones y más económicos, se trata de moléculas como el Dabigatrán, Rivaroxabán, Apixabán y la más reciente Edoxabán.

NOTICIA: El cáncer de mama no se previene

Hoy incluso el sistema de salud los tiene y poco a poco los va integrando al cuadro básico, en el Instituto de Cardiología si se tiene , explicó Izaguirre.

El costo beneficio también es notable, por ejemplo una heparina inyectable de bajo peso molecular está costando alrededor de 1,000 pesos semanales, mientras que un anticoagulante oral cuesta cuatro veces menos.

Por su parte, el doctor Alejandro Cordero, jefe del departamento de electrofisiología del Centro Médico de Occidente en Guadalajara, explicó que el infarto agudo al miocardio, la trombo embolia pulmonar y el evento vascular cerebral (embolia), son las trombosis más comunes a nivel mundial.

Para ello existe un grupo de drogas anticoagulantes que pueden evitar lesiones en algún órgano de nuestro cuerpo, además, tienen dos tipos de uso: prevención primaria y para pacientes que ya sufrieron un infarto, pues la probabilidad de sufrir otro en los próximos meses alcanza hasta 60 por ciento.

Eliminemos mitos

Los especialistas aseguraron que hay una serie de acciones a desmitificar:

Se deben vendar las piernas para evitar coágulos , prohibido, las vendas aprietan esto obstruye la circulación empeorando los síntomas, lo ideal son las medias de compresión graduada, aparatos de insuflación, anticoagulante vía oral o heparinas en el caso de pacientes que no van a cirugías.

La aspirina funciona para estos padecimientos , el ácido acetilsalicílico no es un anticoagulante, es un antiagregante y ha servido en un proceso previo, pero no es lo recomendable para una trombosis.

NOTICIA: Lesiones de columna, de los padecimientos más comunes

A mí no me va a pasar , todos eventualmente envejecemos, podemos caer en un hospital e inmovilizarnos, los largos trayectos en los aviones, son factores de riesgo y algunos no los podemos controlar, así que la prevención siempre será fundamental.

Agregaron que la educación médica continua, tanto al área médica como a la población en general será la forma de evitar las muertes por trombosis, hoy incluso hay una iniciativa en el Senado de la República liderada por el doctor Izaguirre para que la atención de la trombosis sea una norma oficial de salud.

Requerimos de campañas para descubrir la fibrilación auricular, la simple toma del pulso para detectar arritmias e incluir tres o cuatro preguntas más en una consulta nos ayudaría incluso a disminuir la muerte prematura , concluyó Cordero.

[email protected]

abr