A las 4:50 comenzó el homenaje al cantante, con la presencia del tenor Fernando de la Mora y su interpretación de Amor Eterno y por fin, la gente comenzó avanzar al interior del recinto, cargados de fotografías, banderines, LPs y cartulinas con leyendas declarando su amor por Juanga.

El viejo organillero toca "amor eterno" en la calle mientras la gente entra al Palacio de Bellas Artes con rosas blancas en las manos o el selfie stick que acaba de comprar por 50 pesos en la calle. "Mira hija, es Juanga" le dice una señora a su pequeña hija en pleno vestíbulo de Bellas Artes.

La tormenta alcanzó la calma respetando el homenaje a Juanga, pero el cielo enmudeció con una bruma que abrazó al Palacio de Bellas Artes y a la Torre Latinoamericana; su fiel testigo.

NOTICIA: Cenizas de Juan Gabriel parten de su casa en Ciudad Juárez hacia la CDMX

El Secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa, María Cristina Cepeda, directora del Palacio de Bellas Artes y la familia de Alberto Aguilera (uno de los hijos de Juan Gabriel), son los primeros en hacer una guardia de honor junto a las cenizas del cantante.

Es un homenaje distinto y folclórico en el recinto; las autoridades decidieron transmitir dentro del lobby del palacio todo lo que sucedía en la explanada, y la música popular de Juanga penetró los muros de mármol junto a los chiflidos, bravos y aplausos de la gente que aclamó al tenor De la Mora.

Todo contrastaba con la familia, que estaba de negro, serios, al lado de la urna con las cenizas de su padre; amigos y familiares tratan de sobrellevar su dolor en medio de flashes, gritos y selfies, las malditas selfies.

NOTICIA: Ciudad Juárez afina seguridad para homenaje a Juan Gabriel

En medio, la urna, y a sus espaldas una gran fotografía de Juan Gabriel con la leyenda: Amor Eterno.

La gente pasa rápido frente a ella, no hay pausa para acariciarla o llorarle a su ídolo; acaso una foto ante el descuido de los guardias y al final del recorrido... cámaras de televisión y reporteros que buscan una declaración para España, Estados Unidos, Ecuador o alguno de los cientos de medios que están aquí.

Y con la llegada de Pablo Montero se arrancha el Mariachi, que interpreta "Te sigo amando" y "Se me olvidó otra vez", pero también hay tiempo para el coro de Bellas Artes que por fin regresa la solemnidad al recinto mientras los fans siguen avanzando; madres con sus hijos, transexuales, hombres solos y familias enteras rinden honores al Divo de Juárez.

Foto: Notimex

Aparece Lucía Méndez con un vestido rojo, "el preferido de Juan Gabriel", dice su amiga emocionada, quien cantará: "Para qué me haces llorar".

Durante el evento, resalta la falta de personalidades del espectáculo; llega sólo Aída Cuevas, Fernando de la Mora y hasta un supuesto ex novio del Juan Gabriel, pero no hay más.

Pocos políticos dentro del recinto; muchos funcionarios de la Secretaría de Cultura que meten a sus cuates; pero entre el tumulto destaca Marta Sahagún, a quien le piden selfies y la foto del recuerdo. Sí, a unos metros de las cenizas de Juan Gabriel. A ella no le queda de otra y asegura que "con Juan Gabriel teníamos una amistad sincera, amaba a México y siempre que nos despedíamos Alberto me decía: Nunca digas adiós, di hasta pronto" y se va.

NOTICIA: Juan Gabriel y su fiesta fúnebre en el Palacio de Bellas Artes

Vicente Fox está trabajando y no asistirá

En el homenaje no hay discursos oficiales. Pocos reclamos ante el retraso. Todos vienen a una fiesta, la fiesta de Juanga, y por eso, más que un velorio es una pachanga.

Hasta el cierre de la edición no hay un número exacto de personas, se habla de más de 200 mil y la fila sigue tan larga como cuando todo empezó... Todos quieren entrar al Palacio de Bellas Artes.

La verbena continúa, el mariachi arma una fiesta, la gente inunda la calle Juárez, baila, hace una gran víbora como si fuera boda y todos sacan su celular. Claro, es un momento histórico del que Juan Gabriel estaría muy contento, pues estuvo su pueblo quien no se casa de cantar "me gustas mucho, tú, me gustas mucho" y todos los éxitos del cantante.

Claro que la pachanga sigue y se prolongará hasta mañana pues Bellas Artes no cerrará sus puertas. Por lo menos, es lo que han prometido. La música de Juan Gabriel no para. "Vamos al Noa, Noa".

NOTICIA: El Palacio de Bellas Artes podría llevar el nombre de Juan Gabriel

[email protected]onomista.com.mx

mfh