Parece que el rock’n roll ha muerto, no hay más grupos en el mainstream. El indie tiene tintes bastante fresas y me deprime tanta felicidad.

¿Dónde quedaron los músicos enojados con la vida?

Nuevamente la diferencia la hace un clásico del rock, punk o garage: Iggy Pop, quien este 18 de marzo pondrá a la venta su disco Post Pop Depression. Este disco lo hizo con Josh Homme, líder de Queen Of The Stone Age y guitarrista en Eagles Of Death Metal. El material contará con nueve canciones y no sé si son suficientes

Como sabrán, Josh presenció los atentados en Le Bataclán, en noviembre del año pasado, en París. Por eso su participación en el disco le sirvió como terapia ocupacional para dejar atrás este episodio.

La dupla se fue a los estudios Joshua Tree, que están en medio del desierto. Muchos artistas han grabado en este estudio, entre ellos UNKLE, Daniel Lanois y Foo Fighters. Éstos últimos tienen un documental acerca de este lugar que está apartado del mundo y sólo da espacio a la creatividad.

Iggy contactó a Josh por medio de mensajes que comenzaron como una charla del viejo rockero para ver cómo estaba su amigo. De ahí, se comenzaron a enviar poemas en prosa. Hasta que llegó el momento de concretar el proyecto juntos.

Me he dado cuenta de que en estos tiempos, todo el mundo se queja de la poca privacidad que tienen sus vidas, pero si algo enseñó la muerte de David Bowie es que la gente en el medio sólo está buscando ser noticia. Este hermetismo se mantuvo en Post Pop Depression, pues a tantos kilómetros de distancia no había quién se enterara de lo que estaba pasando.

Josh Homme dice que ellos financiaron el disco y lo grabaron en enero.

Sólo hay dos canciones que se conocen y las dos me volaron la cabeza.

Gardenia es el primer sencillo. Tiene un sonido rock clásico, con toques oscuros e hipnotizantes. La escuché cinco veces seguidas y no me ha cansado. La voz de Josh Homme junto a la de Iggy crean muy buenas armonías y hacen que el tono bajo de Iggy destaque con el coro que dice: Todo lo que quiero es decirle a Gardenia qué hacer esta noche . (All I want to do is tell Gardenia what to do tonight).

Cuando pensé que tenía que esperar a que llegara el disco, me enteré que destaparon otro sencillo llamado Break Into Your Heart . Sonido garage, guitarras con fuzz y reverb. Las voces nuevamente crean todo el ambiente. ¡Caray, estoy emocionado con lo que viene!

Esta relación me recuerda cuando David Bowie trabajó con Iggy Pop, a quien conocí por la versión de The Passenger que hizo Siouxsie & The Banshees; aunque muchos prefieren la de Bauhaus.

Cuando comencé a leer acerca de Bowie, se hace obvia la referencia e influencia de Iggy sobre el primero en el escenario.

Cuando a Iggy lo metieron a rehabilitación por sus excesos con la heroína y Bowie estaba en su estado más paranoico con su famosa dieta blanca de cocaína, leche y cigarrillos, David decidió llevarse a Iggy a vivir con él a Berlín.

David tenía que dejar las drogas, pues su esposa Angy había intentado suicidarse y su hijo Zoey, ahora Duncan Jones, recibía mal ejemplo.

En este transcurso, David e Iggy mantuvieron un proceso creativo genial. Iggy retomó su carrera con dos de sus mejores discos: The Idiot y Lust For Life. Me da gusto ver las entrevistas que hacían juntos. David disfruta de la compañía de Iggy, se siente una complicidad, que relaciono con los momentos en que mis papás se llevaban bien y me hacía sentir feliz el verlos juntos.

Las palabras de Iggy después de la muerte de David Bowie fueron: Era la luz de mi vida ; creo que ese sentimiento era mutuo. Había un respeto y una admiración gigantesca. Me da la impresión de que se trata de uno de los amores más puros en la música.

Iggy no sólo revive con este disco, muestra el importantísimo papel que tiene en la música y por qué el rock nunca morirá.