La Mexicana Daniela Michel, que este año fue jurado de la prestigiosa sección oficial Una Cierta Mirada, presidida por el director serbio Emir Kusturica, aseguró en entrevista que lo que la prensa francesa llamó narcofilmes no es la tendencia en la producción cinematográfica de su país.

Si bien ninguna cinta de América Latina participó en el concurso por la Palma de Oro, este 64 Festival de Cannes vio, en diferentes secciones, tres cintas mexicanas que tienen como tema la violencia: Miss Bala, de Gerardo Naranjo, la historia de una bella mujer que aspira a ser reina de belleza mientras que las redes del narco y el crimen la conquistan; El velador, de Natalia Almada, un documental sobre un cementerio en Sinaloa con costosas tomas de narcotraficantes, y Días de Gracia, de Everardo Gout, que si bien no trata el tema de narco, sí lo hace con otro aspecto del crimen organizado: el secuestro.

Pero al ser interrogada respecto Daniel Michel, directora del Festival de Morelia, comentó: La gran mayoría de las obras que recibo en la convocatoria que hace el Festival de Morelia revelan un cine contemplativo, como el de Nicolás Pereda (El verano de Goliat, Perpetuum mobile), Amat Escalante (Los bastardos, Sangre) y Fernando Eimbcke (Temporada de patos y Lake Tahoe) .

La producción cinematográfica en México es ecléctica, como lo es la del cine mundial. Así lo comprobé en Cannes , concluyó la jurado de Una Cierta Mirada, que dio ayer su primer premio ex aequo a las películas Arirang, del coreano Kim Ki-Duk, y Detenido en plena vía, del alemán Andreas Dresen. Pero la principal tendencia en México es lo que se llama slow cinema , No es el cine violento, el cine de balazos, que hemos visto en Cannes, esa es más bien la excepción , explicó.

UNA CIERTA MIRADA

El jurado de la sección Una Cierta Mirada del Festival de Cannes, presidido por el director serbio Emir Kusturica, decidió el sábado otorgar su primer premio ex aequo a las películas Arirang, del coreano Kim Ki-Duk, y Detenido en plena vía, del alemán Andreas Dresen.

El director de Arirang, autorretrato filmado como un exorcismo destinado a curarlo de una falta de inspiración, cantó en la escena del Teatro Debussy de Cannes, donde recibió su premio, la melancólica canción folclórica sobre la naturaleza que interpreta en su película.

Kim Ki-Duk, quien ganó antes premios en los festivales de Venecia y Berlín por 3-Iron y Samaritan Girl, revela en Arirang que una de las actrices de su drama Dream (2008) casi muere mientras estaban filmando una escena en la que su personaje se ahorca.

El director dice en Arirang que logró salvar a su actriz, pero que este accidente casi fatal y una serie de traiciones de algunos colegas le causaron una depresión que lo paralizó.

Yo estaba anonadado, dormido y Cannes me ha despertado. Esta película es una manera de interrogarme sobre mí mismo y sobre lo que el cine representa para mí. Agradezco mucho que le hayan prestado atención a mi película , afirmó al presentarla, recibiendo una larga ovación. El jurado otorgó también el Premio al Mejor Director al iraní Mohammad Rasoulof por su película Be Omid é didar (Hasta la vista) recibido en nombre suyo por su esposa.

Mohammad Rasoulof, de 37 años, condenado a seis años de cárcel en diciembre del 2010, al mismo tiempo que su compatriota Jafar Panahi, de 50 años, fue autorizado el martes por las autoridades iraníes a salir del país.