En un artículo publicado por la revista Forbes México, titulado ¿ Qué buscaron los mexicanos en Google en 2015? , el Chapo aparece entre los primeros 10, en varias categorías de búsqueda.

Por ejemplo, en la categoría de términos, el Chapo ocupa el 5o lugar. En preguntas que empiezan con cómo , la segunda búsqueda más solicitada fue ¿Cómo se fugó el Chapo? . En la de personas de interés, éste ocupó el 3er lugar y en la categoría de memes, los memes sobre el legendario narcotraficante ocupan el primer lugar en las búsquedas del año pasado.

Otro dato interesante es que durante el mismo periodo, una gran mayoría de las búsquedas estuvo relacionada con el mundo del espectáculo. Por ejemplo, destaca que el 5o término más buscado fue Izzi, la nueva empresa de cable de Televisa. El programa de TV más buscado fue Big Brother, reality producido por Televisa, y la película más googleada fue 50 Sombras de Grey.

¿ Qué podemos deducir de estas búsquedas en Google ?

1. Que uno de los temas favoritos de los mexicanos y que nos generan más curiosidad es el narco y sus principales personajes.

2. El pueblo mexicano es altamente receptivo y participativo en el mundo del espectáculo.

Por ende, no es de sorprender el inmenso éxito que desde hace años tienen las series, películas y telenovelas de narcotraficantes y tampoco sorprende el que un narcotraficante de la talla del Chapo tenga un vínculo (al parecer cordial) con la actriz Kate del Castillo, protagonista de La Reina del Sur, coproducción de Antena 3 y Telemundo.

El caso se pone más interesante cuando uno de los actores más taquilleros y polémicos de Hollywood, Sean Penn, pide a Kate del Castillo organizar una entrevista con Guzmán Loera. Penn ha sido activista de varias causas loables y ha defendido otras que le han restado puntos entre sus admiradores, como su amistad con el ex presidente Hugo Chávez.

Ahora, Sean Penn vuelve a los reflectores mundiales, en lo que será uno de los momentos más memorables de su vida, la entrevista a uno de los narcotraficantes y prófugos de la justicia más buscados del mundo.

Supongo que antes de realizar el viaje hasta la sierra donde presuntamente se encontraba Guzmán Loera, Penn se documentó sobre las posibles repercusiones legales que su viaje tendría y aun así decidió llevar a cabo la peligrosa entrevista, que salió publicada en Rolling Stone el pasado sábado.

Por lo que en miles de editoriales ha surgido la pregunta sobre el conflicto ético y probablemente judicial en el que el actor y la actriz mexicana se encuentran.

Es difícil tener una postura contundente. Por una parte, tanto Penn como Del Castillo concertaron una de las entrevistas más deseadas por cualquier periodista. Incluso, podría atribuirse a ambos el crédito de haber colaborado indirecta e involuntariamente para dar con el paradero del narcotraficante. Por otra parte, resulta poco criticable querer ofrecer a la opinión pública la versión de un hombre, que si bien es un delincuente de alta peligrosidad, tiene un importante caudal de información. Misma que al conocerse podría aclarar dudas y exponer cómplices y culpables involucrados en esta interesante novela.

Del otro lado del espectro, siendo completamente ortodoxos con la justicia, los actores tendrían la responsabilidad de informar a las autoridades el paradero del Chapo, o de ignorarlo, dar aviso a las autoridades sobre el posible encuentro.

Sin duda, la búsqueda de la fama, la ambición de poder y el ego jugaron un papel importante en el desarrollo de la situación.

Al margen de todo esto, la recaptura del Chapo difícilmente tendrá un efecto positivo y tangible para la sociedad. El narcotráfico y sus efectos negativos trascienden a la captura de uno de sus grandes capos. El verdadero problema no es el narco en sí, sino la implacable corrupción que gobierna este país, la falta de oportunidad en las áreas rurales y la creciente demanda de estupefacientes en Estados Unidos.