Especialistas de Cleveland Clinic advierten de potenciales afectaciones en personas con enfermedades cardiovasculares derivadas del estrés y de la angustia vivida en episodios traumáticos, como un huracán o un sismo de gran magnitud.

Algunas personas pueden optar por beber demasiado alcohol o fumar para "manejar" su estrés crónico, hábitos que pueden aumentar la presión arterial y dañar las paredes de las arterias .

En México las enfermedades cardiovasculares provocan el deceso del 54% de las muertes registradas al año a nivel nacional, y si bien el estrés y la angustia no son las causas directas de estos padecimientos, la institución advierte que sin son factores que podrían disparar enfermedades en gente con propensión a alta presión o complicar la situación de personas con padecimientos cardiacos.

El ajetreado estilo de vida de las grandes ciudades, así como factores como estrés, alimentación deficiente y sedentarísmo han hecho que las enfermedades cardiovasculares se estén presentando en edades más tempranas, afectando cada vez más a la población económicamente activa con múltiples factores de riesgo, implicando mayor frecuencia de complicaciones , señalan.

Las enfermedades cardiovasculares son un problema de salud pública mundial que afecta por igual a los diferentes grupos de población, siendo su prevención y control un reto actual para el sistema de salud mexicano.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Salud (SS), enfermedades isquémicas del corazón, la enfermedad cerebrovascular y la hipertensión arterial ocasionan la muerte de más de 119 mil mexicanos (al año) .

La detección tardía y el mal manejo de las enfermedades cardiovasculares, específicamente la hipertensión arterial, son responsables de un sin número de complicaciones que repercuten en la calidad de vida y la capacidad laboral de las personas .

Los especialistas de Cleveland Clinic opinaron que todas las personas experimentamos el estrés de diferentes formas y reaccionamos a él de distintas maneras. La cantidad y reacción ante el estrés puede derivar en una amplia variedad de problemas de salud como aumentar el riesgo de hipertensión u otras enfermedades cardíacas, desórdenes alimenticios, problemas digestivos, aumento de niveles de colesterol, adicciones, entre otros .

Por eso, recomiendan ejercitarse, mantener una actitud positiva, no fumar, no beber demasiado café, disfrutar de una dieta saludable y mantener un peso óptimo son buenas maneras de lidiar con el estrés, recomendaron los especialistas.

vgutierrez@eleconomista.com.mx