El chef más pequeño del mundo aparece en tu plato, juega, brinca, corre, vuela encima de un pájaro y hasta escapa de un dragón mientras el comensal devora cada uno de los deliciosos platillos que saltan de la imagen a la realidad.

El concepto se llama Le Petit Chef y es tan famoso e innovador que se ha presentado en París, Londres, Estocolmo, Dubai y ahora en México gracias a Grupo Bonito, dirigido por Ramón Orraca.

La experiencia comienza 30 minutos antes, ninguno de nosotros sabe qué hay detrás de una misteriosa cortina, lo único que se nos dice es que es un menú de seis tiempos elaborado por el chef Aquiles Chávez inspirado en los viajes de Marco Polo.

Ya frente del platillo, junto a 40 comensales aproximadamente, las luces se apagan y comienza la magia: las imágenes de todo tipo y colores aparecen frente a cada uno de nosotros en un crisol apabullante.

Bajo un libro, salta el pequeño chef a quien casi podemos tocar; él se convierte en un divertido guía por distintos lugares como China, La India y los Himalayas donde recolecta especias y ingredientes para elaborar un menú único y especial.

¿Cómo es posible? Por medio el skullmapping, proyecciones que te introducen en la historia y en cada platillo formando una experiencia muy interesante que se complementa con un maestro de ceremonia que se pasea entre los comensales mientras que disciplinados meseros a una orden retiran y colocan la charola con los platillos.

Ludoteca del buen comer

La experiencia es divertida, juguetona y muy sabrosa con platillos que comienzan a llegar a la mesa siempre envueltos en el misterio como una pequeña maleta que resguarda Tabbouleh con jocoque y Keppe bola, después, pasamos al pescado al curry rojo, llega un sorbete de limón y jengibre en una especie de tetera que al contacto con el agua provoca sorpresa.

Llega el extraordinario pato cantonés y de postre créme brûlée, preparado por el pequeño chef frente a nuestros ojos.

Mientras todo esto sucede se reparten libretas, como un diario de viaje donde cada uno de los comensales escribe lo que le provoca Le Petit Chef.

La experiencia de Le Petit Chef México es mucho más que una cena, es una experiencia interactiva asombrosa, donde la tecnología se fusiona con la gastronomía en algo espectacular e inolvidable que se tiene que vivir porque, créame, no ha visto nada igual en su mesa.

Los organizadores realizaron algunas adaptaciones a Le Petit Chef México, es la primera vez que el pequeño chef habla en español y crearon una atmósfera y decoración especial para nuestro país. Algunas de las fechas ya están agotadas pero quedan algunas disponibles. ¡No se lo pierda!

[email protected]