Hago de cuenta que la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) es una barra de ensaladas. No encuentro mejor manera de saborear deciles, millones de pesos corrientes, porcentajes de pobreza contra fortunas. Echarle al plato diferentes lechugas cual preguntas de cuestionario. Espinacas como Popeye el marino para la fortaleza econométrica. Nueces y arándanos para la concentración. Un poquito de cada una de las verduras de buena digestión. Venga, eso sí, un sólo aderezo: el que le da ricura a todo aquello que interesa al sector cultural. Qué platazo ofrece el Inegi. A ver si se le antoja.

El bocado va sobre el gasto corriente monetario total trimestral ¡Mmm! Nuestra categoría es Servicios de educación, artículos educativos, artículos de esparcimiento y otros gastos de esparcimiento , que ocupa el tercer lugar en la escala de desembolsos (12.4 por ciento). Para degustar hay que ir al cuestionario. Ésta es la gama de olores que encontramos. En el apartado Educación, cultura y recreación , los artículos son enciclopedias, libros, periódicos, revistas, audiocasetes, discos, discos compactos y películas DVD. Cof. Cof.

La relación de Servicios de recreación considera cine, teatros, conciertos, centros nocturnos, espectáculos deportivos, lotería/juegos de azar, cuotas a centros sociales/clubes, renta de casetes para videojuegos, discos compactos, videocasetes, museos, ferias, juegos mecánicos, fiestas, paquetes turísticos. Y en comunicaciones, que tanto involucra actividades características del sector cultural, el encuestado señala entre teléfono particular/público, celulares, equipo/accesorios, estampillas de correo e internet público. ¡Ouch!

Cuchillo y tenedor hacen su labor: el gasto corriente monetario promedio trimestral es de 28 143 pesos. A Servicios de educación... van 3,495 pesos, el tercero en importancia. En los 20 principales rubros específicos de gasto, en primer orden el de educación (2,432 pesos), en el noveno el de comunicaciones (1,237) y en un decoroso lugar 17, el de esparcimiento (771). Hasta aquí, hay varias texturas que se imponen en la ensalada. Una de ellas, la supremacía conceptual del esparcimiento como actividad aglutinadora de lo cultural. No es poca cosa después de décadas de cacarear lo contrario en el país de los esplendores de 30 siglos.

Otra textura es el conflicto conceptual irresuelto en el sistema de clasificación que nos rige. La convivencia no tan sana entre esparcimiento, recreación, entretenimiento y cultura. Todos para cada uno o uno para ninguno. Con un toque amargo resulta texturar lo que Inegi define como servicios y artículos recreativos. Allá ellos por qué audiocasete o juegos de azar. El mix de las categorías de la ENIGH(mática), hace un combo que impide conocer la verdad piadosa de qué es el consumo cultural en el gasto. En breve texturación, para colmo, juntan la chía educativa con la horchata cultural. ¿No que son campos ya vastamente independientes?

Estas textualizaciones no impiden el atracón. Por ejemplo, en la distribución total del gasto por entidad federativa, desagregada en la categoría de Servicios de educación... , el más alto porcentaje lo destinan los regiomontanos (14.83 por ciento. Sin duda, carne asada mata torta de chilaquiles). Le siguen los morelenses con 14.63% (de veras, no hay Graco por liebre). En tercer pedestal, la casi ¡por fin! desmancerada Ciudad de México (13.48 por ciento).

De abajo para arriba (¿no ha comido así más de una vez?), en Guerrero se destina 8.9%; en Oaxaca, 8.96%; en Veracruz, 11.54 por ciento. En la barra no dejan de sorprender los porcentajes de Yucatán (11.85%), Jalisco (11.84%) y Guanajuato (13.63%), por ser entidades que se supone tienen grandes componentes culturales, educativos y financieros.

A estas alturas, algo te sale de artesano. Es difícil hacer piezas de la ENIGH para el sector cultural. Saben los dioses de avenida Patriotismo los porqués de la complejidad. Algo es algo: 12.42% es el promedio nacional de gasto a Servicios de educación... , donde esparcimiento es algo de cultura. Claro, tome un sal de uvas picot, de ser necesario.