El Cairo.-El hallazgo de cáncer de próstata en una momia egipcia con una antiguedad de 2,200 años, pone en entredicho que este padecimiento esté asociado a la modernidad, coincidieron el director del Museo Arqueológico de Lisboa, Luis Raposo, y la investigadora de la Universidad Americana en El Cairo (UAC), Salima Ikram.

Luego de dos años de investigación conjunta a una momia varón de más de 2,000 años de antiguedad, cuya edad en vida osciló entre los 30 y los 40 años de edad, se determinó que el hallazgo podría ayudar a explicar que la enfermedad es genética y causada por el medio ambiente.

Una entrevista a la también profesora de la UAC, reproducida en diversos diarios europeos, establece que 'resultados como éstos nos acercan un paso para encontrar la causa del cáncer, y, en última instancia, la cura para una enfermedad que ha asediado a la humanidad durante tanto tiempo".

La profesora y miembro del equipo que estudió a la momia en Portugal agregó que la esperanza de vida en las antiguas sociedades de Egipto era de 30 a 40 años, lo que significa que aquellas personas que padecían la enfermedad probablemente murieron por otras razones y no por tener cáncer.

Este es el segundo caso más antiguo de esta enfermedad del cual se tienen reportes, el primero corresponde al esqueleto de un monarca en Rusia, cuya antiguedad es de 2,700 años.

Según Ikram, las condiciones de vida en los tiempos antiguos eran muy diferentes a las de ahora, "no había contaminación o los alimentos no estaban modificados, lo cual nos lleva a considerar que el cáncer no necesariamente está vinculado a factores industriales".

BVC