Washington, EU. El gobierno estadounidense prometió 3.2 millones de dólares para ayudar a salvar la mariposa monarca, que cada año migra por miles de kilómetros entre México y Estados Unidos, ante la caída de 90% en su población que ha sufrido recientemente.

Unos 2 millones de dólares rehabilitarán más de 200,000 acres de hábitat, principalmente a lo largo de una franja que recorre el centro del territorio estadounidense, incluyendo más de 750 hábitats en patios escolares y jardines polinizadores. El resto será utilizado para comenzar un fondo de conservación que proveerá recursos a agricultores y otros propietarios de tierras para conservar el hábitat.

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos anunció la campaña mientras sopesa clasificar a la mariposa monarca como especie amenazada bajo la ley de especies endémicas, lo cual otorgaría más protección a la mariposa.

Podemos salvar la mariposa en Norteamérica, pero sólo si actuamos rápido y juntos , dijo el director del servicio, Dan Ashe.

La mariposa monarca deposita sus huevecillos solamente en la planta del algodoncillo. La conversión de praderas en campos de cultivo y el creciente uso de cultivos resistentes a los pesticidas han reducido fuertemente el algodoncillo, el cual es también una fuente importante de alimento, en particular en el centro del país, de acuerdo con una petición presentada por grupos ecologistas.

Los proyectos de conservación estarán enfocados en un corredor que va de Texas a Minnesota, áreas que proveen a las mariposas de un importante hábitat en primavera y verano durante su recorrido migratorio.

Ashe explicó que planea reunirse en abril con sus homólogos de Canadá y México para acordar una estrategia trinacional de protección a las mariposas.

La meta es integrar los esfuerzos para proteger las áreas de reproducción en Estados Unidos y Canadá con los esfuerzos para proteger las áreas invernadero en México , indicó.

Ashe calificó a la cantidad de mariposas que pasan el invierno en México como el parámetro principal para evaluar la efectividad de las medidas adoptadas en Estados Unidos y Canadá.

El funcionario dijo que durante el invierno del 2013 se contaron solamente 30 millones de mariposas en México, un declive drástico respecto a los 1,000 millones contabilizados en 1996.

Grupos ecologistas dijeron que la nueva campaña es un paso positivo pero indicaron que la especie necesita protección legal. Las monarcas son polinizadoras e indicadores de problemas ambientales más amplios.