El nuevo jefe de Gobierno, Miguel Mancera, recibe una ciudad cultural intensa y contrastante. Su antecesor, Marcelo Ebrard, destinó durante su gestión a los ramos de cultura, recreación y deporte, cerca de 11,000 millones de pesos, en tanto la federación, a través del Conaculta, sumó más de 80,000 millones de pesos en el mismo periodo, del cual alrededor del 70% se ejerce en este valle y zona metropolitana. El capital privado que circula en bienes y servicios culturales suma varios miles de millones.

El monitoreo de noviembre día por día arroja un estimado de 2,739 eventos, es decir, un promedio de 91.3 actividades en una franja de 15 horas, entre las 7 de la mañana y las 12 de la noche.

El seguimiento asumió una visión de sector cultural sobre la base del Sistema de Clasificación Industrial de América del Norte (SCIAN) del INEGI y se emplearon periódicos y revistas impresas y electrónicas para efectos del rastreo. Se distinguieron tres tipos de recintos: públicos de la Federación (incluyendo universidades), públicos del GDF y privados (tomando en cuenta la modalidad de concesión o comodato).

De esta forma, durante el mes pasado, el teatro registró la tasa más alta con la suma de 1,439 representaciones gracias a 224 obras en cartelera.

Le siguen cursos y talleres, con 490; música, con 209; actuaciones, exposiciones con 115; danza, con 102 espectáculos, y cine, con la proyección de 101 títulos diferentes. En la infraestructura, dominan los recintos públicos federales, con 416; contra los 357 en manos de distintas empresas culturales. Entre la Secretaría de Cultura y las delegaciones, aportaron 74 establecimientos para el desarrollo de sus programas.

El Atlas de Infraestructura Cultural del Conaculta contabiliza, entre algunos espacios dedicados del sector, 551 salas de cine, 228 centros y casas de cultura, 156 museos y 131 teatros. Sin embargo, pese a los datos de la Encuesta Nacional de Hábitos, Prácticas y Consumo Culturales del 2010, resulta imposible contar con un corte al mes sobre número de asistentes en virtud de la multiplicidad de instancias que generan las ofertas.

Para el espectáculo en vivo, por ejemplo, se puede hacer un estimado por los aforos del Palacio de los Deportes, Foro Sol, Auditorio Nacional y Plaza Condesa, entre otros, que en el mes de referencia atrajeron aproximadamente a 250,000 personas.

CONCENTRACIÓN ?DE MERCADO CULTURAL

Por densidad demográfica, la capital del país concentra el mayor mercado cultural: va del teatro y el cine a las librerías (497), a los restaurantes de autor, disqueras, la radio y televisión, a las galerías y empresas creativas desarrolladoras de software que, en el eje Roma-Condesa, son alrededor de 150 unidades económicas. Las universidades, escuelas y academias públicas y privadas son generadoras de una vasta agenda día a día. Las delegaciones Benito Juárez, Cuauhtémoc, Coyoacán, Miguel Hidalgo y Tlalpan concentran casi toda la movilidad de la economía cultural.

Dicho mercado pone en evidencia la marginalidad del papel cultural de los contenidos del gobierno capitalino. Los montos presupuestales lo confirman, según indica el Libro verde , informe de gestión coordinado, entre otros, por Eduardo Nivón. La Secretaría de Cultura ejerció en seis años poco menos de 3 ,000 millones de pesos, equivalente a más o menos el presupuesto anual del INBA. Las delegaciones recibieron más de 8,000 millones, considerado gasto corriente. Este dato se significa si consideramos que la cadena Cinépolis tuvo ventas netas en el 2011 por más de 10,000 millones.

¿Cuál es el papel que debe jugar el gobierno de una de las ciudades más grandes del mundo en el sector cultural? Cosa de días para saber el tipo de política cultural que se llevará a cabo.

LA FRIALDAD DEL GASTO ?Y CONSUMO

Por ley, debería destinarse 2% del gasto programable del gobierno a cultura. La gestión de Ebrard osciló entre 0.96% en el 2007 y 1.95% en el 2008 a 1.25% en el 2012.

Los cerca de 55,000 boletos para el primer concierto del grupo One direction, a celebrarse el 9 de junio del 2013, se vendieron en poco más de una hora. Un sábado, en el infield del Hipódromo de las Américas, con motivo del One Music&Arts se dieron cita 14,000 personas.

El Buen fin dejó una derrama de 15,729 millones de pesos, 80% se gastó en tiendas de autoservicio y 20%, en comercios. La derrama tuvo una fuerte concentración en tecnologías.

Están en marcha numerosos proyectos inmobiliarios que concentrarán nuevas ofertas culturales, como la Ciudad de la Innovación del SNTE en Cuajimalpa, el Museo Jumex en Polanco y el centro comercial de las avenidas Miguel Ángel de Quevedo y Universidad.

La UNAM destina a extensión y difusión de la cultura alrededor de 2,000 millones de pesos de los más de 30,000 millones de presupuesto que en su ,mayoría, se aplica en el DF.

__

Haz clic en la imagen para ampliarla