Revela estudio que durante un proceso romántico las mujeres imaginan más de lo que ocurre de facto, atribuyéndole múltiples significados a eventos simples. Por el otro lado, los hombres sienten el romance con el cuerpo, de forma concreta y tangible, como escalofríos, nerviosismo y tensión.

Durante la percepción de un estímulo romántico hay diferencias estadísticamente significativas entre hombres y mujeres, pero no así en su procesamiento a largo plazo, informó el neurocientífico Jaime Romano Micha.

El investigador explicó que esto significa que la principal diferencia en una experiencia romántica entre hombres y mujeres radica en la vivencia del evento, pero no en las explicaciones racionales que se dan en retrospectiva del mismo.

Esto fue lo que revelaron las investigaciones neurocientíficas que se hicieron en Neuromarketing, la empresa que lidera el especialista en hacer hablar al cerebro a través del monitoreo de los impulsos eléctricos que éste genera.

Hoy ya no es ciencia ficción conocer cómo se procesa la información romántica en el cerebro de los hombres y las mujeres en tiempo real , dijo Romano Micha.

EL ESTUDIO

En el laboratorio del investigador, se hizo un estudio comparativo de la actividad cerebral de un grupo de voluntarios que fueron expuestos a una experiencia romántica, mientras su actividad neurofisiológica era registrada con avanzados sistemas de electroencefalografía cuantitativa y medición de la actividad periférica.

Los resultados podrían explicar por qué hombres y mujeres pueden hablar de lo que pasó con mayor facilidad, cuando durante el evento romántico suelen haber malentendidos entre ellos y ellas.

ELLAS Y ELLOS

Se analizaron 16 regiones cerebrales, con lo cual se logró obtener un mapa de cómo fluye la información romántica en la mente del ser humano.

En el caso de las mujeres destaca el pensamiento metafórico y la visualización asociativa. En contraste, en los hombres destaca la excitación somatosensorial y el pensamiento correlativo.

Romano Micha señaló que uno de los máximos hallazgos bioestadísitcos fue que hombres y mujeres privilegian el contenido verbal por sobre el resto de los componentes de la experiencia romántica.

Hombres y mujeres se emocionan con la misma intensidad en un evento romántico. La diferencia radica en la duración de esa emoción. Mientras los hombres reportaron seis picos emocionales (una reacción fisiológica caracterizada por incremento en el ritmo cardíaco, dilatación de las pupilas y sudoración) en un proceso romántico de cinco minutos, las mujeres reportaron un total de 14 picos emocionales en el mismo período de tiempo.

LAS CARTAS, ALIADAS? EN LA SEDUCCIÓN

Si bien la información se procesa de forma diferente, las palabras y la forma en que son dichas permanecen como el eje rector de la experiencia romántica. Esto podría explicar el fuerte poder seductor de la correspondencia escrita, como pueden ser los sistemas de mensajería instantánea, o el infalible correo, el cual ha estado presente en el concepto del romance desde la invención del término, afirmó el científico.

elizabeth.ruiz@eleconomista.mx