La damiana es un arbusto floral (turnera diffusa, conocida también como hierba de la pastora u oreganillo), nativo de Baja California, cuya infusión, entre otras características, es supuestamente afrodisíaca.

Cuando un grupo de empresarios mexicanos invitaron al chef Gerardo Vázquez Lugo a formar parte de un nuevo restaurante, al efectuar pruebas de platillos y bebidas, escogieron especialmente un mezcal con sabor a licor de Damiana; ergo surgió el nombre del nuevo negocio ubicado en Avenida Nuevo León 120, esquina con Ozuluama, en el corazón de la Colonia Condesa, teléfono 5211-8238.

El local está alojado en un antiguo pequeño departamento (proyecto del afamado Arq. Francisco Panchito Serrano) de los años cuarenta, en el que se respetaron muchos detalles originales que reflejan un ambiente de aquella época, entre ellas la cocina, en donde laboran dos cocineros dirigidos por Gerardo, el baño, y hasta las copas de cristal alemán para licores de la marca Spiegelau.

La carta de Gerardo, de comida casera mexicana, consta de una treintena de platillos, elaborados con productos totalmente frescos y orgánicos, suministrados por proveedores especialmente cuidadosos en esos renglones.

La sabrosa comida que disfrute, en medio de un ambiente totalmente Condechi fue esta:

Para abrir el apetito, mezcal guerrerense Nauyaca (del trío de Mezcales de Leyenda), de agave cupreata de hoja redondeada, se sabor sutil, servido con rodajas de naranja y xoconostle seco en lugar de sal.

De entraditas, un itacate de quelites y queso de cabra, que incluye quelites, quintoniles (hierbas comestibles nativas del altiplano mexicano, con sabor ligeramente ácido), mezclados con un guisado de jitomate, ajo, cebolla, champiñones y epazote, envueltos con queso de cabra en una hoja de totomoxtle (hoja de maíz) y puesto al vapor, resultando un especie de tamalito, que puede disfrutarse en tacos.

Otra entradita, las picaditas veracruzanas, hechas de masa de maíz criollo del Bajío nixtamalizado, cocidas en el comal y con tres salsas, roja, verde o de chipotle, rematadas con queso fresco desmenuzado.

De sopa, el fideo seco de la abuela (receta familiar de Gerardo), fideo finito guisado con caldillo de jitomate y chile pasilla, servido con rodajas de aguacate, huevo duro, crema de rancho y espolvoreado con queso Cotija (Denominación de Origen).

El primer plato fuerte, pollo en salsa verde y verdolagas (p. oleracea, planta suculenta nativa del Medio Oriente, de sabor ácido), platillo tradicional de Milpa Alta, D.F., elaborado con tomate verde, cilantro, chile jalapeño y verdolagas, servido con pierna y muslo de pollo deshuesados, cocidos en la misma salsa.

El segundo plato fuerte, un clásico difícil de encontar, lengua de res al albañil, preparada con este órgano hervido en agua salada, pelada y cortada en finas tiras, guisada en jitomate, hierbas, ajo y cebolla, ideal para taquear con tortillitas frescas (¡hechas a mano!); el protocolo que debe seguirse es, primero la tortilla, después una base de arroz (para que absorba la salsa), sigue la lengua, y finalmente rematar con frijoles de la olla.

El postre, tres bolas de helados artesanales (marca Helados Finno), una de chocolate de agua oaxaqueño, otra de tascalate (bebida chiapaneca de cacao, maíz, piñones, canela y axiote), y la última de infusión de damiana.

[email protected]

DESTACADO:

El local está alojado en un antiguo pequeño departamento de los años cuarenta, en el que se respetaron muchos detalles originales que reflejan un ambiente de aquella época.