Se dio a conocer el resultado de la convocatoria México 2019 de la Biocodex Microbiota Foundation (BMF), se trata de un financiamiento de 25,000 euros, que fue otorgado al doctor Mario Moisés Álvarez y su equipo en el Tecnológico de Monterrey-Campus Monterrey, por estudiar la relación entre nuestra microbiota y el cáncer colorrectal.

“A mi entender no son muchas las fuentes de financiamiento para investigación en ingeniería biomédica por parte de la iniciativa privada y ciertamente hay una prioridad por atender problemas de salud como la diabetes, cáncer o la desnutrición y malnutrición infantil”, expresó el doctor Mario Moisés en entrevista.

“Probablemente lo que nos ayudó fue proponer un enfoque de trabajo distinto que potencialmente puede habilitar que la investigación en microbiota se multiplique”, comentó.

El investigador explica que hay evidencia experimental que demuestra que el balance con los microorganismos que tenemos en nuestro intestino tienen un efecto benéfico en la salud humana.

También prueba que el cáncer colorrectal pudiera ser inhibido por algunas bacterias que específicamente colonizan nuestro intestino, pero no hay investigación mecanística; es decir, no sabemos en todo ese concepto de equilibrio, qué organismos o productos mantienen en balance el crecimiento normal de las células del recto.

La pregunta era: ¿si tuviéramos más conocimiento sobre la naturaleza de esas bacterias benéficas y exactamente qué hacen dentro del intestino, podríamos intervenir con mayor certidumbre e incluso proponer tratamientos para el cáncer? A partir de esta incógnita, el equipo busca conseguir resultados.

Típicamente muchos de los estudios sobre microbiota y su relación con la salud humana se hacen en animales de laboratorio, otros con muestras humanas, lo que está haciendo este equipo, es que en lugar de utilizar lo anterior, se busca reproducir el ambiente de nuestro intestino en un pequeño dispositivo con un volumen de 2 a 5 mililitros; por otro lado, se recrea el proceso de evolución de cáncer, al conectar estos dos sistemas, se pretende observar si hay un efecto inhibitorio por bacterias, si lo hay, se buscará indagar cuáles son.

“Se trata de reproducir en pequeño realidades biológicas muy complejas en sistemas sobre simplificados para poder entender los mecanismos que hay detrás de esta probable inhibición”.

A partir del 2010 comenzaron a surgir grupos de investigación que utilizan órganos en chip, también llamados reactores pequeños, para estudiar fenómenos complejos relacionados con tejidos humanos y simular ambientes controlados para recapitular, hay investigaciones en pulmón, intestino, entre otros órganos, pero esta fusión de microbiota en chip y cáncer colorrectal no ha sido descrita antes. “creemos que somos los pioneros en Latinoamérica y muy probablemente en el mundo”.

Desde el laboratorio

El doctor Álvarez habla de su equipo distribuido en Chihuahua y Guadalajara, aproximadamente 50 investigadores, cinco de ellos profesores en distintos campus del Tecnológico de Monterrey, el sitio principal de investigación es en el campus Monterrey, liderado por la doctora Grissel Trujillo de Santiago.

En esta área se requieren grupos interdisciplinarios. “Es importante contar con cerebros y manos que desde distintas disciplinas puedan ayudarnos a ensamblar esos equipos. Muy orgullosamente 64% es mujer y el promedio de edad está en los 26 años”.

“La doctora Trujillo de Santiago es una sobreviviente de cáncer, por lo que el fondo es muy significativo; además, el equipo está muy entusiasmado de poder materializar la idea”, concluyó el especialista.

[email protected]