Los vuelos de cabotaje e internacionales en los dos aeropuertos de Buenos Aires, se suspendieron ante el ingreso de ceniza volcánica a la región.