La Plaza Mariana se prepara para recibir a los peregrinos que año con año acuden desde diferentes partes de México para celebrar la aparición de la Virgen de Guadalupe, de la cual se declaran devotos el 69% de las personas religiosas en el país.