Sector Financiero

Durante junio entraron remesas superiores a las captadas en todo 1995

Paisanos enviaron un flujo histórico de remesas en el quinto mes del año, apoyados en los sólidos estímulos fiscales que recibieron por la pandemia en Estados Unidos; BBVA destaca la recepción de recursos desde Centroamérica procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Las remesas enviadas a México durante junio sumaron 4,439 millones de dólares y con este flujo se hilaron cuatro meses consecutivos de envíos que superan 4,000 millones de dólares, informó el Banco de México (Banxico).

Para darse una idea del tamaño de esta transferencia mensual, basta compararla con el flujo total de los envíos que hicieron los trabajadores mexicanos desplazados en todo 1995.

Entre enero y diciembre de hace 26 años, los mexicanos enviaron a sus hogares 3,672 millones de dólares en forma de remesas, una cifra inferior a los 4,439 millones que captaron los hogares receptores en sólo un mes.

De acuerdo con Alberto Ramos, economista para América Latina en Goldman Sachs, los impulsores de las remesas desde Estados Unidos resultan de las generosas transferencias fiscales de apoyo a los salarios e ingresos en aquel país, la profunda contracción de la actividad y del empleo en México y el nivel competitivo del dólar respecto del peso mexicano que aún percibían los paisanos.

Un análisis del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (Cemla) también explica el fortalecimiento de los envíos por la recuperación de empleos para los mexicanos inmigrantes en Estados Unidos.

Precisamente, durante el primer semestre, 95.2% de las remesas a México fueron enviadas desde el país vecino del norte (22,495 millones de dólares), según un análisis de BBVA, y aclara que proceden principalmente de California, Texas, Minnesota, Arizona, Florida e Illinois, que en conjunto representaron dos terceras partes de los recursos provenientes de EU.

La información del Banxico muestra que las remesas familiares acumuladas durante el primer semestre ascendieron a 23,618 millones de dólares, que se convierte también en el flujo más alto para un periodo de enero a junio desde el 2006.

Esto significa que en los primeros seis meses del año, las familias beneficiadas por estas entradas de dólares percibieron un aumento de 22.4% en el flujo acumulado de remesas respecto de los envíos observados en el mismo lapso del año pasado, cuando se reportó la entrada de 19,289 millones de dólares.

El mayor giro promedio

Según los datos actualizados del Banxico, la remesa promedio captada en junio por cada uno de los 1.8 millones de hogares receptores en el país sumó 393 dólares, que se convierte en el giro mensual más alto que ha llegado a las familias beneficiadas desde octubre del 2008, cuando enviaron 395 dólares en un solo mes.

El detalle de los datos actualizados por el banco central permite ver que estos recursos llegaron a México en junio en 11.30 millones de operaciones, esto es 8.7% más operaciones en comparación con el registro de hace un año.

Aprovecharon la depreciación

Desde Nueva York, el economista para América Latina de Goldman Sachs, Alberto Ramos explicó que el fortalecimiento del dólar frente al peso suele generar un incentivo para los trabajadores en el exterior para fortalecer sus envíos de remesas.

Así, destacó que al pasar las remesas a moneda local se presentó un fortalecimiento de 18.3% anual.

Explicó que “los sólidos flujos de remesas de los trabajadores han agregado apoyo a la cuenta corriente y al consumo privado, en particular para las familias de bajos ingresos”.

Destacó que los hogares receptores “de estas abrumadoras transferencias en México tienen una alta propensión al consumo”.

Los sólidos flujos de remesas de los trabajadores han agregado apoyo a la cuenta corriente y al consumo privado, en particular para las familias de bajos ingresos”.

Alberto Ramos, economista en Goldman Sachs.

Tránsito centroamericano

De acuerdo con el economista senior de BBVA Research, Juan José Li Ng, hay evidencia suficiente para suponer que parte de las remesas captadas en el primer semestre del año, también incorporan importantes envíos desde Centroamérica.

A partir de información divulgada por Banco de México, se puede ver que El Salvador, Honduras y Guatemala mandaron a México 92 millones de dólares por concepto de remesas durante el primer semestre.

“Parte de estos recursos pudieron ser enviados para el pago de la migración de tránsito con el fin de llegar “al sueño americano”.

Para darse una idea de este comportamiento, las estadísticas de Banco de México muestran que entre enero y junio del 2019, un año antes de la pandemia, las remesas enviadas desde El Salvador a México ascendieron a 20.5 millones de dólares y para el mismo periodo de este año sumaron 35.06 millones.

ymorales@eleconomista.com.mx

erp

Más Noticias

Más Noticias
tags of the AMP page -->