Si el emprendimiento tecnológico Taxibeat, fundado por los emprendedores griegos Nick Drandakis y Kostis Sakkas, hubiera nacido un par de años antes del 2011 –año en que la crisis económica de Grecia puso en jaque la economía de toda Europa– tal vez se habría convertido en la historia de un emprendimiento fallido.

Pero la startup que desarrolló un sistema para solicitar un taxi a través de una aplicación para celular, nació en Atenas en el momento justo para convertirse en el aliado de un sector que buscaba alternativas para resistir crecientes niveles de desempleo –que en ese entonces superaban el 15%, de acuerdo con cifras oficiales– y la preferencia por servicios de menor costo para los consumidores, incluyendo el transporte.

Si comenzábamos este negocio dos años antes, habría sido difícil convencer a los taxistas a probar el servicio porque no lo necesitaban, pero ante la crisis financiera, los consumidores no utilizaban tanto los taxis dada la crisis financiera y utilizaban otros medios públicos para transportarse , explicó Nick Drandakis, cofundador del emprendimiento.

El sistema de Taxibeat va más allá de pedir aleatoriamente un taxi cercano. Los usuarios pueden elegir uno de los conductores que estén cerca. Además integra un sistema de calificación para cada conductor de acuerdo a la experiencia del usuario.

Les llevamos una respuesta y llegó un punto en que el promedio de viajes de los taxistas comenzó a incrementarse debido a Taxibeat porque la experiencia era mejor , agregó en una entrevista concedida durante su visita a México.

Así, los taxistas son evaluados por los usuarios e incluso algunas unidades integran servicios adicionales como wifi gratis dentro de la unidad.

Nuestro trabajo es mostrarles que estamos aquí para ayudarlos a profesionalizarse y mejorar sus servicios , aseguró.

POR EL LIDERAZGO

Taxibeat arrancó operaciones con 40,000 euros (aproximadamente 50,000 dólares) en febrero del 2011 y desde entonces ya han levantado 6 millones de dólares en financiamiento. Con estos recursos se han expandido a Rio de Janeiro, Sao Paulo (Brasil), Bucarest (Rumania), Oslo (Noruega), Paris (Francia) y desde hace seis meses en la ciudad de México.

Drandakis calcula que en Atenas ya tienen una cuota de mercado del 30%, lo que los posiciona como la aplicación líder en servicio de taxis, asegura.

El director de Taxibeat en México, Juan Carlos Cardoso, asegura que en los meses de lanzamiento, entre junio y julio, arrancaron con 400 unidades y ahora ya existen alrededor de 1,500 operadores de taxi son usuarios de la plataforma, lo que representa el 1.3% de las 120,000 unidades de taxis que existen en la capital mexicana, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Transporte y Vialidad.

El modelo de negocio que plantea Taxibeat es cobrar al taxista cinco pesos por cada viaje logrado a partir de esta plataforma, pero en la primera fase de operaciones en el mercado mexicano ofrecen la plataforma sin comisión alguna para conductores o pasajeros.

Lo que queremos es que todo el mundo se inscriba. Para pasajeros siempre será gratis pero para conductores sigue siendo gratis hasta que tengamos un modelo de negocio escalable y que beneficie a todos , explicó Cardoso.

Y es que la entrada al mercado nacional ha vivido algunas resistencias, entre ellas la adopción de teléfonos inteligentes y tecnologías con fines de productividad.

El tema de la penetración de los smartphones en México fue un reto interesante y el tema de que un taxista use la tecnología como inversión para la tecnología fue un tema cultural que empezamos a mover pero fue bien recibido , comentó el directivo.

Si bien la compañía no comparte las cifras sobre viajes realizados a través de la aplicación, Cardoso explica que se realizan miles cada mes, con crecimiento mensual de 20% a 25%, además de que este sistema ha generado de entre cuatro y cinco viajes extra por día a los conductores, respecto al nivel que registraban antes de integrarse a la plataforma.

Pero los directivos de Taxibeat quieren convertirse en los líderes del mercado. Nick Drandakis asegura que los recursos recibidos por los inversionistas serán invertidos en el desarrollo de tecnología para ampliar los servicios y diversificar los medios de pago.

La meta, según su CEO es que puedan llegar a los niveles de Atenas –su mercado más importante– con una penetración del 30 por ciento.

Y entre sus planes de expansión también está el iniciar operaciones en Lima (Perú) y Estambul (Turquía) durante el primer semestre del 2014.

julio.sanchez@eleconomista.mx

apr