Sony defendió su tiempo de respuesta ante el ataque informático que sufrió en su red de videojuegos PlayStation Network, hace aproximadamente un mes, que conllevó el robo de datos de más de 100 millones de cuentas de usuarios.

Fue un ataque sin precedentes. Muchas de estas brechas nunca son comunicadas por las compañías o lo hacen después de un mes.

¿Me está diciendo que mi semana no fue lo suficientemente rápido?", dijo el presidente ejecutivo de Sony, Howard Stringer, a periodistas.

El grupo japonés confirmó que ya prevé consecuencias económicas por el ataque.

Hay una factura por la caída del sistema, una factura por protección contra el robo de identidad. Los cargos se suman, pero no tenemos un número aún", agregó.