Si las amenazas se cumplen, Sony podría recibir esta semana un tercer ciberataque.

Y es que según circuló por redes sociales durante todo el fin de semana, el sitio web de Sony es la siguiente meta de los hackers, que de acuerdo con la prensa estadounidense, sólo tienen la intensión de castigar a la empresa por su mal manejo frente al hackeo de la red de PlayStation Network .

No hay que olvidar que en menos de 30 días, Sony (y sus usuarios) han sido presa de dos hackeos importantes: contra la red de jugadores PlayStation Network y a su servicio Qriocity, que en conjunto han afectado a más de 80 millones de personas de todo el mundo.

Según se especula, el nuevo ciberataque tiene la meta de circular en sitios web públicos, todos o algunos de los datos que logren extraer de los servidores de Sony, como nombres de sus clientes, números de tarjetas de crédito y direcciones.

Incluso, dichos hackers, aún sin identificar, aseguran que ya tienen acceso a algunos de los servidores de la empresa.

De lograrse este nuevo hackeo, estaríamos ante el ciberataque planeado más grande que se haya hecho contra una empresa privada, según apuntan algunos expertos en ciberseguridad.

¿QUIÉN ES EL RESPONSABLE?

Los responsables de este posible tercer ataque cibernético contra Sony no han sido identificados públicamente, como tampoco los responsables de los anteriores ataques.

El grupo de hackers activistas Anonymous ya se ha autodescartado como el responsable, pese a que semanas antes tirara los sitios de Sony.com y SonyStyle.com.

Aún así, Sony considera que se trata de un ataque "altamente sofisticado y planificado" que sólo pudo haber cometido este grupo de hackers.

Los intrusos en nuestros servidores plantaron un archivo denominado "Anónimo" que contiene la instrucción "Que son legión", que sabemos es parte del lema del grupo de hackers Anonymous , dijo Kazuo Hirai, presidente de Sony Computer Entertainment, en una carta dirigida al Subcomité del Congreso de Estados Unidos.

Por supuesto, hay quien asegura que se trata de diferentes hackers, que sin conexión alguna entre ellos, han encontrado una buena oportunidad de poner a prueba sus conocimientos de informática, ante las vulnerabilidades que tiene Sony.

CASTIGO SEVERO

Según se ha especulado, los ataques contra Sony sólo tienen la finalidad de desprestigiarlo, algo que parece que sí está lográndose.

Al día de hoy, la empresa japonesa debe rendir cuentas sobre la vulnerabilidad de sus redes a las autoridades de diferentes países, como Reino Unido, Canadá, España y Taiwán, así como México.

Asimismo, ya es investigado por el FBI, el departamento de Justicia de Estados Unidos y el Congreso fiscal del Estado de Nueva York, además de autoridades alemanas.

Ante ello, Sony también se ha visto obligado a pedir disculpas públicas y a cerrar los sitios de PlayStation, Qriocity y Sony online, a fin de reconstruirlos y hacerlos más seguros. Y no se descarta una oleada de demandas por parte de sus usuarios.

Incluso, ya se habla de quienes están ofreciendo hasta 100,000 dólares por la base de datos de los usuarios de tarjetas de crédito de Sony.