Las Vegas.- En el ala sur del Centro de Convenciones de Las Vegas, se inauguró este martes el primer primer pabellón de exhibición conformado por firmas tecnológicas mexicanas en la feria de tecnología más grande del planeta, el CES (Consumer Electronic Show) de 2018.

Este ha sido un gran salto para México, que hasta el año pasado contaba con apenas un puñado de compañías tecnológicas en los pasillos del CES, entre las que destacaban TD Vision y Meebox. Este paso ha sido parte de una estrategia que ha recibido el apoyo de organismos de gobierno —como la Secretaría de Economía, el Instituto Nacional del Emprendedor, ProMéxico y el Gobierno de Jalisco—, la iniciativa privada y los miembros del Clúster Industrial 4.0.

Para Manuel Gutiérrez Novelo, cofundador de ImmersiON VRelia y un mexicano que lleva exhibiendo en esta feria por más de una década, la finalidad de este pabellón es que México tenga una verdadera presencia como una potencia emergente en el desarrollo de tecnologías de la innovación. “Todas las empresas que están aquí están poniendo en alto el nombre de México y cuando nos ven desde afuera nos ven como un bloque que tenemos la capacidad de desarrollar tecnologías de robótica, de drones, de impresoras, realidad virtual y aumentada, pero hoy ya no es sólo eso”, dijo Gutiérrez Novelo en entrevista para El Economista. 

“Hoy es el punto de inflexión de México donde nos convertimos en verdaderos innovadores, desde adentro y para el mundo, y eso es lo único que nos va a permitir darle la vuelta a México, cambiar nuestro Producto Interno Bruto, tener más exportación y poder generar nuestros productos internamente sin depender de economías extranjeras”, agregó.

El Pabellón México está conformado por 20 empresas 100% mexicanas que están desarrollando tecnologías para las áreas del internet de las cosas, impresión 3D, realidad virtual, robótica, mecatrónica hasta las áreas de música. Estas fueron seleccionadas a través de una convocatoria lanzada a finales del año pasado y en donde se recibieron más de 80 solicitudes para tener presencia en la feria anual de Las Vegas, Nevada. Las compañías abarcan todo el territorio mexicano desde Jalisco y la Ciudad de México hasta Mérida, Zacatecas y Guanajuato. 

El Clúster Industrial 4.0 tiene la ambición de duplicar el número de empresas tecnológicas con presencia en el CES para el próximo año, consolidar el ecosistema de innovación y desarrollo en el país, lo que permitirá que para el 2023 existan tres compañías mexicanas que tengan un valor por arriba de los 1,000 millones de dólares, es decir tres unicornios tecnológicos.

Jaime Reyes, secretario de innovación, ciencia y tecnología, considera que la meta es que en el ecosistema tecnológico de México existan en unos años por lo menos 1,000 empresas de este rubro, “de esas 1,000, por lo menos 100 tienen que ser líderes y que para el 2023 tengamos los tres unicornios“. 

Gutiérrez Novelo, quien en 2013 recibió el Premio Lumiere que entrega la International 3D & Advanced Imaging Society y que mantiene la patente de los sistemas de compresión de los Blu-Ray en 3D, considera que la industria tecnológica de México está en momento crítico. “Quiero cambiar la forma en la que se percibe México ante el mundo. Durante muchos años nos hemos caracterizado por ser una buena maquila, una buena mano de obra y también nos hemos estigmatizado con lo malo, pero hoy quiero también impulsar un cambio en México”.

Para Rogelio Garza Garza, subsecretario de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía, la presencia de esta comitiva mexicana en el CES 2018 es la prueba de un esfuerzo que lleva varios años gestándose y que busca poner en alto el talento de los mexicanos en el mundo de la tecnología. Este esfuerzo quiere ayudar a posicionar a México como un fuerte actor en el mundo de la tecnología internacional y los integrantes de esta delegación ven con mucho interés las posibilidades de negocios que podrían surgir. 

Muchas de estas compañías ya tienen visualizado explorar negocios en los mercados de Estados Unidos, Europa y el resto del mundo, pero por lo pronto esta delegación de compañías es la prueba de que en México hay una sed por desarrollar tecnología y que hay mucho interés por convertirnos en un nuevo polo de innovación para fortalecer el desarrollo económico y el crecimiento en el país. 

antonio.becerril@eleconomista.mx