A partir de este verano los operadores de cable de EU podrán cortar la conexión de internet a los usuarios que se descarguen material ilegal. Sin necesidad de que se haya logrado aprobar la ley de antipiratería de EU, conocida como ley SOPA, Hollywood y la industria discográfica estadounidense han logrado plantar cara a las descargas ilegales.

A partir del próximo 12 de julio los operadores de cable de Estados Unidos serán los encargados de patrullar sus redes y vigilar que sus clientes no se descarguen contenidos ilegales. Cablevision, Verizon, Time Warner Cable y otras empresas del sector serán los encargados a partir de ahora de proteger los derechos de autor de películas, libros y música y evitar su descarga ilegal.

El anuncio fue realizado ayer por RIAA, la agencia Asociación Americana de la Industria Discográfica, y su puesta en marcha comenzará con el envío de avisos preventivos al cliente que descargue material ilegítimo. En caso de que su actividad sea reiterada, la operadora de internet podría llegar a cortarle el servicio aunque no estará obligado a hacerlo.

En alianza informativa con CincoDías.com

RDS