La firma desarrolladora de soluciones para impresión, Lexmark International, anunció el recorte de 1,700 trabajadores de su planta laboral y la salida del negocio de desarrollo y fabricación de hardware de inyección de tinta, como parte de una reestructura con la que espera ahorrar 95 millones de dólares anuales.

Las medidas derivadas de la reestructuración incluyen el cierre de la planta de manufactura de suministros de inyección de tinta en Cebú, Filipinas a finales de 2015.

Las acciones también incluyen eliminar el desarrollo de inyección de tinta a nivel mundial, incluyendo los costos relacionados con instalaciones, herramientas, equipos, terminación de contratos, y eliminación del proceso de inventarios, que se espera completar a finales de 2013.

La compañía confirmó a El Economista que ninguno de los empleos en México se verá afectado por el momento. La firma tiene una planta de manufactura instalada en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde se fabrican componentes para la cadena de suministro de la compañía.

El anuncio de hoy fue una decisión difícil, que necesariamente impulsará la rentabilidad y ahorros significativos, dijo Paul Rooke, presidente y director ejecutivo de Lexmark.

"Nuestras inversiones se concentran en soluciones de software e imágenes de alto valor, y creemos que estas sinergias entre las imágenes y los elementos de software emergentes de nuestro negocio seguirán impulsando el crecimiento en toda nuestra organización.

Durante su visita a inicios de agosto a México, Rooke dijo ante medios que su prioridad era quitar de Lexmark la imagen "tradicional" de fabricante de impresoras al asumirse como proveedores de soluciones integrales a empresas y gobierno, para adaptarse a las nuevas tendencias de los consumidores.

Se anticipa que estas medidas generen 85 millones de dólares en ahorros en 2013, incrementando a ahorros anuales continuos de 95 millones en 2015, que deberían dividirse aproximadamente en un 65% para gastos operativos, y un 35% del costo de los bienes vendidos.

La compañía espera que la mayoría de estos ahorros impacten favorablemente las utilidades antes de impuestos.

Se espera que el programa total antes de impuestos para estas medidas sea de 160 millones de dólares, con 110 millones de ellos incurridos en 2012; 30 millones incurridos en 2013; y los restantes 20 millones incurridos en 2014 y 2015.

Se espera que el impacto total del flujo de efectivo de estas medidas sea de 75 millones de dólares; de los cuales 40 millones impactarán en 2012, 30 millones impactarán en 2013, y los restantes 5 millones impactarán 2014 y 2015.

Lexmark anunció también que planea una recompra adicional de acciones por 100 millones de dólares en el tercer y cuarto trimestre de 2012. Al completar esta acción, Lexmark habrá retornado, a través de dividendos declarados y pagados, y recompra de acciones, más de 500 millones para los accionistas desde mediados de 2011.

La Junta de Directores de Lexmark autorizó una recompra adicional de acciones por 200 millones de dólares.

La recompra total de acciones autorizadas se efectuará después de recompras adicionales de 100 millones de dólares y será de 251 millones. La autorización total para recomprar las acciones restantes luego de recompras adicionales de 100 millones, será de 251 millones.

Tras el anuncio, los títulos de la empresa se dispararon más de 15% y cerraron con un alza de 13.73% a 21.62 dólares por acción.

Con información de Julio Sánchez Onofre

JSO