Unos lentes de realidad virtual Samsung VR Gear se convirtieron a partir de este 25 de julio en la puerta de entrada al túnel de la Serpiente Emplumada de Teotihuacán. La Secretaría de Cultura, el Instituto Nacional de Antropología e Historia en alianza con la empresa coreana de tecnología Samsung Electronics desarrollaron un recorrido virtual del túnel que fue descubierto en 2003 en las entrañas de la estructura conocida como Templo de Quetzalcóatl en la Zona Arqueológica de Teotihuacán, ubicada en el Estado de México. 

Gracias al trabajo que hicieron los ingenieros de Samsung y los arqueólogos del INAH y con ayuda de vuelos con drones, video en alta definición y animaciones en tercera dimensión, los mexicanos y los extranjeros que visiten México podrán recorren un túnel que se encuentra a 18 metros debajo del Templo de Quetzalcóatl y que se extiende por más de 100 metros debajo del suelo teotihuacano.   

“En el marco de los programas de la agenda digital de Cultura que la secretaría ha venido impulsando es que presentamos este recorrido virtual para acceder al inframundo teotihuacano, para unir el espacio visible con el oculto”, dijo María Cristina Cepeda, secretaria de Cultura durante la presentación del recorrido.

A partir de este 25 de julio, los visitantes del Museo Nacional de Antropología e Historia podrán tomar uno de los dispositivos que se encuentran afuera del auditorio Tláloc o en la sala Teotihuacana del recinto museográfico para entrar al que fue reconocido como uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de los últimos tiempos otorgado por el Forum de Arqueología de Shanghai.  

“Cuando se concluyó la excavación nos encontramos con un pequeño problema: ¿cómo hacer para que los mexicanos y los extranjeros pudieran acceder a esa experiencia? Por seguridad de las personas y por el más elemental sentido de cuidado, no se puede abrir el acceso a todo el público. Es entonces cuando interviene la tecnología y así como Corea nos ayudó en el futbol, así Samsung nos ayuda a llevar esta experiencia”, dijo el doctor Diego Prieto Hernández, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia. 

Teotihuacán es una de las ciudades más misteriosas del mundo prehispánico desde que fue descubierta al mundo moderno hace más de 100 años por el arqueólogo mexicano Manuel Gamio. Fue abandonada varios siglos antes de que Hernán Cortés pisara las costas de Veracruz y se cree floreció hacia el 250 d.C. como una ciudad cosmopolita en la que convivieron integrantes de distintos pueblos mesoamericanos, desde los zapotecos y los otomíes hasta los mayas. 

Durante el trabajo de excavación del túnel, se descubrió una ofrenda integrada por caracoles de hasta 50 cm de longitud, huesos de animales, semillas, conchas labradas y piezas de cerámica que abre paso a tres cámaras que de acuerdo con el arqueólogo Sergio Gómez Chávez, líder del proyecto Tlalocan, como se le llamó a la recuperación del túnel, abren la hipótesis de la existencia de cámaras mortuorias debajo del Templo de Quetzalcóatl, las cuales, de existir, pertenecerían a miembros de las estructuras de poder de la ciudad.      

Este proyecto se une a otros ejercicios promovidos por la Secretaría de Cultura en materia digital, como la incorporación de la mediateca digital, además de la plataforma Museos de México, que acerca el acervo de siete museos mexicanos a la población del país y del mundo.

Durante la presentación del recorrido también estuvo presente el presidente de Samsung México, H. S. Jo, quien a través de su representante dijo que ahora era posible poner a disposición de todos los mexicanos el Túnel de la Serpiente Emplumada en Teotihuacán.

“Lo que antes hubiera sido imposible mostrarle al mundo, el inframundo, es una realidad”, dijo. 

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx