Un proyecto de ley en Nueva York permitiría a la policía utilizar un dispositivo, el textalyzer, para determinar si los conductores han estado utilizando su teléfono en la escena de un accidente de coche. Esto despertó preocupación entre grupos que abogan por las libertades civiles, ya que dicen que podría interferir con la privacidad de las personas.

El proyecto de ley es apoyado por el grupo Distracted Operators Risk Casualties (DORC), una organización que promueve la acción legal preventiva para accidentes automovilísticos relacionados con mensajes de texto.

El textalyzer recibe su nombre del alcoholímetro, conocido en EU como breathalyzer. Es un dispositivo para uso en carreteras introducido por Cellebrite, una empresa israelí que se especializa en la extracción de datos. La empresa promete que el dispositivo no permite el acceso a las conversaciones personales o aplicaciones.

NOTICIA: Sancionarían a ebrios al volante

En cambio, sólo determina si el teléfono estaba en uso al momento del accidente, con la opción de un rastreo más profundo si el agente de policía obtiene una orden de registro.

No existe un alcoholímetro para la conducción distraída; por ello, creé uno , dijo el cofundador de DORC, Ben Lieberman. El respeto a la intimidad personal de los conductores también es importante; estamos tomando medidas meticulosas para no violar esos derechos . El proyecto de ley incluye lenguaje que da a los agentes consentimiento implícito para realizar una prueba en los teléfonos involucrados en la escena del accidente. Los derechos de la Cuarta Enmienda no se violan, según ellos, pues los datos reales del teléfono no están siendo minados por la tecnología, según informó Ars Technica.

Pero algunos grupos de libertades civiles son escépticos sobre que, en la práctica, el textalyzer sea más invasivo de lo que afirma DORC.

La conducción distraída es un grave problema de seguridad pública. Sin embargo, esta solución no se adapta al problema , dijo Donna Lieberman, directora ejecutiva de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York. La tecnología puede escanear el contenido de los teléfonos y recoger datos, incluso sin ser evidente. E incluso si se ajusta la tecnología, hay casos en los que la gente va a ser multada por actividad lícita .

Lee Tien, abogado senior de la Electronic Frontier Foundation (EFF), está de acuerdo en que esta tecnología es susceptible del mal uso.

NOTICIA: Creación del Torito se debió consultar: UAQ

Una ley que requiera esencialmente entregar el teléfono a un policía en una situación sensible sin una orden judicial está mal planteada. Sé que los partidarios de esta ley discuten sobre la forma en que está diseñada para mantener a la policía lejos de éstas áreas sensibles de su vida. Pero, en realidad, es ridículo. Son humanos y se equivocan , dijo.

Tanto Lieberman como Tien mencionaron, también, que los agentes de policía que buscan investigar el uso del teléfono de un conductor pueden obtener registros de parte de las compañías telefónicas.

Hay canales legales para la aplicación de la ley de acceso a un teléfono si se cuenta con motivos para sospechar que se ha producido un caso de conducción distraída, en lugar de pruebas de campo , dijo Donna Lieberman.

Pero el defensor del textalyzer, Ben Lieberman, dice que en la práctica la mayoría de los registros telefónicos no son investigados. Él lo sabría, dijo. Se involucró con DORC y apoya las leyes de conducción distraída después de la muerte de su hijo de 19 años de edad en un accidente que implicaba mensajes de texto mientras conducía. Después del accidente, los agentes del orden no intentaron obtener registros telefónicos. No es realista pensar que se puede conseguir una orden por cada accidente , explicó Lieberman, quien agregó que se requiere una orden para obtener los registros de una compañía telefónica.

NOTICIA: Piden un día de cárcel a conductores ebrios

Hizo hincapié en que el proyecto de ley tiene consideraciones cuidadosas para no violar los derechos de privacidad y que el textalyzer se puede utilizar justo en frente del conductor. La tecnología y el protocolo protegerán los derechos o de lo contrario no funcionarán. Lo último que quiero hacer es ser responsable de violar los derechos de alguien más. Tampoco quiero enterrar a otro chico , dijo.

Karen Turner es una periodista freelance que cubre temas de tecnología para The Washington Post.

abr