Un tribunal de Madrid dio la razón a BlaBlaCar, aplicación líder de viajes en coche compartido, al desestimar una demanda por "competencia desleal" presentada por la confederación española de transporte en autobús Confebús.

En un auto difundido este viernes, el juzgado de lo mercantil nº2 de Madrid estimó que BlaBlaCar, con sede en París, no persigue con su actividad "un ánimo de lucro", como mantenía Confebús.

NOTICIA: Llega la primera sanción para BlaBlaCar en Europa

Según recoge el documento, esta confederación había demandado a la plataforma digital argumentando que actuaba como una "empresa de transporte sin las autorizaciones correspondientes", cuyos conductores estarían incurriendo en un beneficio ilícito.

Sin embargo, el juez desestimó la denuncia contra Comuto Iberia, la filial local de BlaBlaCar, por considerar que no puede "entenderse que los precios que la plataforma exige, orienta o como quiera definirse la regla que establece en su página web, sean precios que persiguen un ánimo de lucro".

La actividad de la start-up "se centra única y exclusivamente en el ámbito del transporte privado" y queda fuera de la regulación establecida por la Ley de Ordenación de Transporte Terrestre (LOTT), precisó.

La decisión, que podrá ser recurrida en un plazo de veinte días, es una victoria para BlaBlaCar en España, país donde opera desde el 2010 y tiene 3.5 millones de usuarios.

NOTICIA: Blablacar adquiere Rides e inicia servicios en México

"La sentencia viene a reforzar la idea de que BlaBlaCar no es una empresa de transporte, y que sus usuarios no están haciendo una actividad profesional, sino compartir coche" y los gastos derivados del trayecto, comentó a la AFP el jefe de BlaBlaCar para España y Portugal, Jaime Rodríguez de Santiago.

Sin embargo, la empresa sigue enfrentándose a una sanción, ya que está pendiente de resolverse otro litigio con el gobierno de la región de Madrid.

Éste abrió el pasado año tres expedientes a BlaBlaCar, presente en 22 países y con 35 millones de usuarios. Dos de ellos se deben a sendos conductores que según una inspección habrían incurrido en un beneficio ilícito, mientras que el otro es por operar presuntamente "sin licencia habilitante".

Comuto Iberia ha apelado por la vía administrativa, y si pierde tendría que abonar una multa de 8,803 euros.

A la espera de una decisión definitiva, BlaBlaCar demandó a fines del 2016 a las autoridades madrileñas ante la Comisión Europea, por presuntamente vulnerar "su derecho a la libre prestación de servicios y su libertad de establecimiento" dentro de la UE.

NOTICIA: Airbnb, Uber y BlaBlaCar tejen una red de alianzas

La demanda "está admitida a trámite y la están examinando" en Bruselas, comentó a la AFP un abogado de BlaBlaCar en España, Juan Manuel Rodríguez Cárcamo.

Jaime Rodríguez de Santiago indicó que su empresa afronta el caso con "confianza". "Los argumentos que presentamos ante la Comunidad de Madrid son en esencia los mismos a los que ha dado razón el juez" de lo mercantil en el litigio con Confebús, subrayó.

erp