Con más voluntad de anticipación que con una agenda clara y definida, este miércoles siete empresas de los sectores financiero, fintech y tecnológico crearon la Asociación Mexicana de Blockchain, que fue presentada ante medios este miércoles. En la presentación se echó de menos la difusión de lo que significa la tecnología, quedando en su lugar un irrefrenable entusiasmo por sus aplicaciones futuras y por ahora desconocidas.

Felipe Vallejo, jefe de Asuntos Regulatorios y Políticas Públicas de la exchange de activos virtuales Bitso, ejercerá como presidente provisional de la nueva asociación de industria, que agrupa —además de a Bitso— a BIVA, Volabit, GBM, Lvna Capital, ConsenSys y Exponent Capital.

La Asociación Mexicana de Blockchain nace con la intención de generar una cultura de blockchain en el país y crear una comunidad en torno a esta tecnología que genere y comparta mejores prácticas. Durante la presentación, las empresas fundadoras de la asociación declararon tener la puerta abierta a que mas instituciones se les unan.

El evento se caracterizó por la reiteración de todos los ponentes en la presentación de lo incipiente de la tecnología blockchain, al tiempo que recurrían a los lugares comunes de “tecnología disruptiva”, “es el futuro” o “sus posibilidades son muchas”, vaguedades todas en un evento sobre un tema del que se habla en la agenda pública, pero que es aún desconocida para los no iniciados.

En un ensayo de explicación sobre lo que es blockchain, Felipe Vallejo recurrió al siguiente ejemplo:

  • una persona va a un establecimiento a comprar un café, y para poder pagarlo recurre a su tarjeta de crédito; para que la operación sea válida, debe ser sancionada por un tercero, es decir, un banco, que avale que el comprador tiene los fondos necesarios para el pago, y los transfiera al prestador del servicio. Blockchain es lo mismo —siguió Vallejo—, pero sin el mediador, es decir, y siguiendo el ejemplo, un sistema de pago directo entre el comprador y el prestador del servicios sin el banco; un sistema de intercambio de valor entre pares prescindiendo de un mediador que avale la operación.

Ante el ejemplo ofrecido, se le preguntó a Vallejo el por qué si blockchain es un sistema en el que se prescinde de mediación para el intercambio entre pares, la mayoría de las empresas presentes en la asociación son mediadores financieros, como el propio Bitso —un exchange de Bitcoin y otros activos virtuales que se intercambian en la plataforma blockchain— o BIVA, la nueva bolsa de valores en México, que es un intermediador financiero.

Pablo González, uno de los socios fundadores de Bitso, respondió a la pregunta que son estas empresas las que han traído la tecnología al país, y son también quienes cuentan con la infraestructura necesaria para operarla, por lo que son actores importantes en su desarrollo en México.

Sobre la agenda que llevará la Asociación Mexicana de Blockchain, se dijo que el grupo que la conforma ya tuvo acercamientos con el equipo que llevará las riendas de la cartera de Hacienda en la administración de Andrés Manuel López Obrador, a quienes participaron de las posibilidades que abre blockchain en los temas de combate a la corrupción, transparencia e inclusión financiera, aplicaciones sobre los que no se ahondó ni explicó cómo operarían.

Regulación de blockchain en el mundo

La  Asociación Mexicana de Blockchain se pronunció por coadyuvar al gobierno dando en un primer momento asesoría en la materia, y en su segundo momento, incidir en las discusiones legislativas en caso de que fuera necesaria una regulación específica. La Ley Fintech no contiene una regulación dirigida explícitamente a la tecnología de bloques, pero las regulaciones a esta nueva industria financiera repercuten en la tecnología blockchain, toda vez ésta tiene un peso muy importante en el ecosistema de las fintech.

La regulación de China es ejemplo de ello. En 2017, el Banco Popular de China prohibió las Ofertas Iniciales de Criptomonedas (ICO, por sus siglas en inglés), que de facto afectó a los intercambios de criptoactivos en el país, y con ello a blockchain. Otro camino fue el tomado por el gobierno de Corea del Sur, que declaró que alentaría el desarrollo de blockchain, pero prohibió las ICO, como hizo el banco central chino.

Sobre regulaciones específicas para blockchain, éstas se dividen en dos grandes grupos: "los negocios primero, la reglamentación después", enfoque que permite el desarrollo de la tecnología y que acude a la regulación conforme se presentan problemas; y el de "la reglamentación primero, el negocio más tarde", como pasa con la regulación existente en Estados Unidos, ante la preocupación de los reguladores del probable peligro para la estabilidad económica del país que ven en las aplicaciones potenciales de blockchain.

Y es que “potencial” es el término que mejor define a blockchain, tanto en su acepción de fuerza o poder, como el de algo que aún no es pero que puede manifestarse en un futuro. Y la presentación de la Asociación Mexicana de Blockchain fue un reflejo de ello.