El 2020 significó un año de dificultades para el sector de las uniones de crédito, compuesto por 82 entidades en operación, especialmente en la captación de recursos que realiza de los bancos, socios y otros organismos.

De acuerdo con la información estadística de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) referente al 2020 en uniones de créditos, los préstamos bancarios y de otros organismos registraron al cierre del año un saldo de 46,058 millones de pesos, es decir una caída de 10.3% respecto al mismo periodo del 2019.

La mayor afectación para el sector en materia de captación fue en los préstamos bancarios, los cuales registraron a diciembre del 2020 un saldo 11,826 millones de pesos, lo que significó una caída anual de 16.7%, seguido de los préstamos de otros organismos, que tuvieron un saldo de 1,766 millones de pesos, es decir una disminución anual de 10.9%, así como de los préstamos de socios, que alcanzaron un saldo de 32,466 millones de pesos, lo que representó una caída a 12 meses de 8.7 por ciento.

Respecto a la cartera de crédito del sector, ésta alcanzó, al cierre del 2020, un saldo de 44,704 millones de pesos, es decir una caída de 8.8% respecto al mismo periodo del 2019.

“Esta reducción se explicó principalmente por los créditos con garantías no inmobiliarias (documentados con otras garantías) y en segunda instancia por los créditos documentados con garantía inmobiliaria”, explicó la CNBV.

Dentro de la cartera de crédito, la caída más pronunciada se observó, al cierre de diciembre del 2020, en las operaciones de arrendamiento capitalizable, mismas que alcanzaron un saldo de 337 millones de pesos, es decir, una disminución de 24.5% anual.

Creció la morosidad

En este contexto, el índice de morosidad se contuvo al cierre del 2020. De acuerdo con las cifras otorgadas por la autoridad, este indicador se posicionó en 4.14% al final del año anterior, es decir, 0.71 puntos porcentuales respecto al observado en el mismo periodo del 2019, cuando fue de 4.85 por ciento.

Caen utilidades

En materia de las utilidades del sector, estas también se vieron afectadas por el contexto económico que se vive a raíz de la pandemia. De acuerdo con las cifras presentadas, al cierre del 2020 el resultado neto del sector fue de 569 millones de pesos, es decir, una caída de 30% respecto al presentado en el mismo periodo del 2019, que fue de 794 millones de pesos.

Según la CNBV, la caída en su resultado neto se debió principalmente “a reducciones en los ingresos por intereses y otros ingresos de la operación”.

Respecto a los activos del sector, a diciembre del año pasado éstos se ubicaron en 58,815 millones de pesos, es decir, una caída de 7.9% respecto al mismo periodo del 2019.

La CNBV explicó que 47.8% de los activos del sector estuvo concentrado en cinco entidades: Ficein (11.3%), Agricultores de Cuauhtémoc (11.1%), Industrial y Agropecuario de la Laguna (9.1%), Alpura (8.4%) y Para la Contaduría Pública (7.9 por ciento)

fernando.gutierrez@eleconomista.mx