Automatizar, con ayuda de la tecnología, la operación de los intermediarios financieros del país es necesario para mejorar su gestión operativa, que ayude a cumplir con la normatividad, con la finalidad de que tengan un crecimiento con una gestión de riesgo mucho más controlada, indica un análisis elaborado por Pablo Javier Gaytán Arreguín, director de Desarrollo de Nuevos Negocios de la empresa FinAdvance.

En el estudio, que compartió a este diario, Gaytán Arreguín acota que el caso del fraude de la sociedad financiera popular Ficrea a más de 6,800 personas dejó muchas enseñanzas a todos los participantes del sector financiero, por lo que los intermediarios financieros deben de apegarse a esquemas apoyados en la tecnología que mejoren su calidad operativa.

Es muy importante (para los intermediarios) automatizar su operación; hay nuevas tecnologías que les permitirán tener una mejor gestión operativa, con bases de datos, reportes, interfaces, información histórica o en línea; controlar tasas pasivas y activas, vencimientos de préstamos, origen y destino , explica el directivo.

Esto, con la finalidad, agrega, de que los intermediarios financieros puedan adaptarse rápidamente a los cambios de este mercado tan exigente y competitivo, y sobre todo, cumplir con la normatividad.

La tecnología es una herramienta que no tiene límites, ahora no es necesario acudir personalmente, sino simplemente solicitar información a través de una liga, interfaz o cualquier otro medio, para validar información útil y necesaria para dar seguimiento a la operación de las instituciones financieras .

Revisión de fondo y forma

El especialista de la empresa de tecnología acota que es necesario que las autoridades reguladoras y supervisoras revisen la estructura actual de las entidades del sistema financiero, así como los procesos de incorporación de las entidades que brindan servicios de captación y préstamo de recursos financieros.

Gaytán Arreguín comenta que, con la finalidad de que la autoridad, en este caso la Comisión Nacional Bancaria y de Valores o la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, tenga una base de todos los intermediarios del país, regulados o no regulados, que ofrecen servicios de ahorro y préstamo, se debe de apoyar con la información de gobiernos estatales y municipales.

A partir de dicho apoyo, que arroje un inventario real de las entidades financieras que operan en el país, se debe de segregar el listado acorde al tipo de servicio ofrecido. Además, afirma que es conveniente revisar, mejorar y cambiar las reglas operativas destinadas a los intermediarios de acuerdo con su figura legal.

El representante de FinAdvance refiere que es necesario mejorar los esquemas por los que la autoridad solicita la información a todos los intermediarios financieros del país. Se deben solicitar reportes a los intermediarios financieros, en un plazo determinado, que permitan a la autoridad tener acceso a la información de calidad, no de cantidad, suficiente para supervisar la operación de los mismos , abunda.

Asimismo, considera que se deben de hacer planes de prevención y no de corrección, como también dar seguimiento a los focos amarillos que enciendan los intermediarios derivados de alguna deficiencia en su operación. También considera fundamental establecer las reglas claras de incumplimiento y las consecuencias de ello.

El tema no es sencillo, de ningún modo, pero no podemos desaprovechar la riqueza y el aprendizaje que nos dejó este acontecimiento, que afecta a miles de mexicanos y que puede seguir afectando a muchos más , explica.

Respecto de los ahorradores, antes de invertir en una entidad que ofrezca rendimientos atractivos, es necesario realizar una investigación de ésta y siempre tomar en cuenta la regla financiera: A mayor riesgo, mayor rendimiento .

¿Hasta dónde llega su apetito por ganar más intereses?: hasta ahí llegará el riesgo de perder su dinero. Debe preguntarse por qué alguna institución es capaz de pagar más de tres veces lo que paga el mercado, cuánto paga el mercado , detalla.

En el país existen 46 bancos, 44 sofipos, 147 sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, 1,441 sociedades financieras de objeto múltiple, 98 uniones de crédito y seis bancos de desarrollo.