La sociedad financiera popular (sofipo) Alta Servicios Financieros se ha diluido entre multas, pérdidas y una controversia por pertenecer a Alta Grupo, que en la actualidad tiene un incumplimiento por más de 4,200 millones de pesos con cerca de 2,800 personas.

De acuerdo con las últimas cifras publicadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) sobre las financieras populares correspondientes a diciembre del 2015, la sofipo Alta arrojó una pérdida de 65 millones 832,059 pesos, convirtiéndose en la entidad del sector que más perdió al cierre del año pasado.

Asimismo, en el transcurso de este año la entidad ha sido sancionada en ocho ocasiones por incurrir en diferentes faltas, en su mayoría desde el 2015, cuando comenzaron los problemas de cumplimiento de su controladora con 2,800 personas que depositaron sus recursos en esquemas que no eran vigilados por la autoridad financiera y que otorgaban rendimientos de hasta 16% mensual.

De estas ocho multas, dos son equivalentes a 420,600 pesos y por el resto la entidad sólo fue amonestada, por ejemplo, por establecer vínculos de negocio con una empresa sin haber celebrado previamente un contrato mercantil.

Con este panorama, la CNBV indicó que el pasado siete de abril, Alta Servicios Financieros realizó un esquema de transmisión de activos y subrogación de pasivos con Finamigo, que encabeza Modesto Gutiérrez , la cual al cierre del 2015 también obtuvo pérdidas por más de 9 millones de pesos.

Fuentes cercanas al proceso revelaron que este modo de fusión, que inició en febrero de este año, tuvo la condición de que los fundadores de Alta Grupo, Salvador Abascal y Luis López Panadero, se lograran quedar con 49% de la empresa que prevalecería luego de la unión.

Con fundamento en la Ley de Ahorro y Crédito Popular (que rige a las sofipos)(...), el esquema acordado entre Alta y Finamigo no requiere autorización por parte de la CNBV , explicó el organismo regulador.

Además, indicó que los ahorros de los clientes de Alta están formalmente administrados y cubiertos por Finamigo y que los usuarios en general continúan accediendo a productos y servicios financieros .

El regulador no detalló cuáles serán los procedimientos a seguir para esta sofipo, luego de haber realizado este proceso de fusión con Finamigo.

En el 2013, la Financiera Popular Finsol fue adquirida por Alta Grupo para transformarse en Alta Servicios Financieros, la única empresa de la organización sujeta a la supervisión de la CNBV. Sus resultados nunca fueron malos en comparación con muchas sofipos; sin embargo, desde el cumplimiento de su controladora, comenzó a arrojar números rojos en rubros importantes como activos, sucursales, clientes y ganancias.

CNBV cautelosa

Respecto de la situación de las otras empresas de Alta Grupo, como Tiendas Mambo y las cabinas telefónicas Fontastiko, por las cuales la organización ofrecía atractivos esquemas de inversión, la CNBV reiteró que éstas no están sujetas a su supervisión pese a que han sido señaladas por incumplimientos.

En la actualidad, Luis López Panadero, fundador de Alta Grupo y quien defendía el modelo de negocio de la sofipo Alta -enfocado en otorgar microcréditos a la población de bajos recursos y ofrecer retornos atractivos en sus esquemas de ahorro- se encuentra detenido por las acusaciones de fraude que han interpuesto inversionistas que metieron recursos a las tiendas Mambo y a las cabinas Fontástiko.