Los escasos estímulos fiscales que tienen las empresas para la deducción en instrumentos de ahorro para el retiro no están ayudando a mejorar el problema en el sistema de pensiones, aseguró Ernesto O’Farril, presidente de la Comisión de Análisis del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

No hay incentivos para que las empresas hagan deducibles a 100% sus aportaciones a los fondos de pensiones; entonces, el esquema fiscal no está ayudando al problema en pensiones sino que lo está empeorando , expuso en conferencia de prensa.

De acuerdo con el Paquete Económico 2016, sólo las personas físicas podrán deducir hasta 15% y sin sobrepasar los cinco salarios mínimos las aportaciones que hagan en diferentes instrumentos de ahorro de largo plazo, como es el caso de las cuentas individuales de afores o seguros de pensiones, entre otros.

Refirió que en los próximos años seguirá aumentando el número de pensionados, y ello representará una presión para las finanzas públicas, dado que el régimen en el que se jubilarán es el de beneficio definido; es decir, el trabajador no aporta para su pensión.

En los siguientes años va a seguir aumentando el número de pensionados, la erogación que va a tener que hacer la Federación para pagarles cada vez irá creciendo y podría comprometer alrededor de 85% del total del gasto , dijo.

Destacó el hecho de que el sindicato de Pemex empezara a cambiar su esquema de pensiones; sin embargo, no fue suficiente, dado que sólo se aplicará a 50% de los trabajadores.

Destacó que todavía falta cambiar un universo muy importante del sector público que todavía se mantiene en un sistema de pensiones que es inviable y que año con año va creciendo el pasivo laboral contingente en forma exponencial.

Las universidades públicas, las Fuerzas Armadas, los trabajadores de los estados y en los municipios: falta cambiar el esquema de pensiones y migrarlo a un esquema de cuentas individuales , dijo.

En el caso de los trabajadores de la generación de transición (Ley 1973), O’Farril indicó que las reservas con las que cuenta el IMSS no son suficientes para pagar las pensiones de estos trabajadores.

No se está haciendo nada por corregir esta circunstancia, por otra parte no hay los incentivos adecuados como para que las personas opten por un ahorro voluntario que vaya a complementar su pensión , acotó.

Recientemente, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos sacó un estudio sobre el sistema de pensiones en México, en el cual recomienda implementar un esquema de prorrateo para disminuir la carga fiscal que tiene el pago de pensiones.

El esquema consiste en que las personas que formen parte de la generación de transición aquellas que están registradas en el régimen de 1973 tengan una jubilación dividida en dos partes.

Una parte de su jubilación será cotizada conforme a los años que hayan laborado bajo el régimen de 1973, y en la segunda parte se tomará en cuenta los años que hayan laborado bajo el esquema de cuentas individuales, que es el de las afores.