En las últimas semanas, se ha percibido un freno de la demanda de crédito por parte de las empresas, especialmente las pequeñas y medianas (pymes); sin embargo, esto podría ser transitorio. En este contexto las organizaciones que apunten hacia la internacionalización, podrían ser las que salgan mejor libradas del momento que vive el mercado, indicó Rubén Galindo, director general de la sociedad financiera de objeto múltiple (sofom) Capital Tech.

En entrevista, Galindo destacó el freno que ha tenido la banca de desarrollo en los meses recientes, por lo que es necesaria una reactivación por parte de los bancos gubernamentales con el fin de detonar el crédito en intermediarios como las sofomes en aras una completa recuperación económica.

“En los primeros seis meses del año había una colocación de crédito muy fuerte para pymes, al menos por parte de las sofomes… pero en el último mes, ha bajado la colocación de crédito, posiblemente el mercado se está enfriando”, detalló Galindo.

Esta percepción va en línea con los datos disponibles de la banca comercial. Según el Banco de México, el saldo del crédito vigente otorgado por la banca comercial a las empresas y personas físicas con actividad empresarial se ubicó a julio pasado en 2.5 billones de pesos, es decir una caída de 14.2% respecto al mismo periodo del 2020.

“El mercado venía muy bien, mucha oferta y mucha demanda, pero al parecer la demanda se paró un poco y estamos buscando qué podemos hacer para que se siga encontrando la oferta y demanda…Hay ciertas industrias que se pueden observar que van de la mano con una desaceleración y hay otras donde el freno puede ser estacional”, dijo Galindo.

De acuerdo con el director general de Capital Tech, el contexto actual obliga a las empresas a diversificarse en cuestión de territorialidad, es decir, que deben de apuntar hacia el mercado exportador, pues México cuenta con una posición privilegiada y esto debe ser aprovechado.

“Las empresas que de entrada están exportando o buscando exportar, son las que tienen una mayor oportunidad de poder resistir el contexto económico y crecer a su vez. Los grandes impulsos económicos de Estados Unidos impulsan el tema de las divisas y si una empresa exporta por supuesto que se está en una situación perfecta para crecer su mercado”, acotó Galindo.

Pendiente de la banca de desarrollo

Galindo destacó que uno de los pendientes para detonar el crédito a nivel empresarial es mayor apoyo de la banca de desarrollo, la cual ha tenido un freno específicamente en el contexto de la emergencia sanitaria actual.

“La banca de desarrollo necesita apoyar más a las sofomes, estamos hablando de 1,800 sofomes que hay en México y somos un instrumento muy relevante para el crédito… El tema del fondeo es insuficiente”, acotó.

A junio pasado, el saldo cartera de crédito de la banca de desarrollo se ubicó en 1.03 billones de pesos, es decir, una caída de13% respecto al mismo periodo del 2020, con una disminución importante en el financiamiento a empresas y a entidades financieras.

Galindo explicó que pese al contexto y gracias a la tecnología, la sofom que encabeza ha introducido nuevas herramientas a su operación lo que le ha ayudado a mantener en niveles saludables su cartera que ronda los 650 millones de pesos.