Luego de un 2019 en el que la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) fue precavida en materia de financiamiento, al ser el primer año de gobierno de la actual administración, durante el 2020, y pese a las condiciones generadas por la pandemia, el banco de desarrollo que atiende al sector de la vivienda ha tenido un repunte en su colocación de crédito.

Al participar en la presentación del estudio “Estado Actual de la Vivienda en México del 2019”, Jorge Mendoza Sánchez, director general de la SHF, indicó que, de enero a octubre de este año, el banco de desarrollo ha colocado, en su actuar en el segundo piso, cerca de 51,000 millones de pesos, es decir un incremento de 34% respecto al mismo periodo del 2019.

“El año pasado fue un periodo de reestructura, de conciliación del banco, logramos reducir costos para poder permanecer en utilidad. En este año, se reactivó de manera importante la colocación de crédito... Estamos más activos”, expresó Mendoza Sánchez.

De acuerdo con el funcionario, la colocación que ha tenido este año el banco ha sido para el desarrollo de 874 proyectos, con una importante participación en la región sur sureste, así como en el centro del país, mientras que en el norte la derrama ha sido menor; sin embargo, su labor en esa zona se complementa con la labor de las hipotecarias del Estado, como Infonavit o Fovissste.

“Esta distribución complementa bien las acciones de otros participantes del mercado, incluyendo Infonavit y Fovissste, que tienen una participación también importante en el norte y centro del país”, comentó el funcionario.

Respecto a las perspectivas que tiene en materia de vivienda, Mendoza Sánchez apuntó que, en los últimos años, la inversión en el sector ha disminuido, lo que ha generado una menor oferta de vivienda; sin embargo, la demanda va en aumento, lo que provocaría una colocación dinámica de los inventarios de los desarrolladores.

“Ha habido una menor inversión en los últimos años, particularmente ha habido una menor oferta de vivienda y creemos que la demanda sigue siendo importante y en los próximos meses y en los próximos años, con una poca oferta, va a lograr que toda la vivienda que esté en el mercado o que se está construyendo se pueda desplazar rápidamente”, destacó el funcionario y añadió que otro factor relevante en la industria es que las tasas de interés han ido a la baja.

Banca de desarrollo

Mendoza Sánchez actualmente es director general tanto de la SHF como de Banobras, dos bancos de desarrollo enfocados a la construcción y desarrollo de la infraestructura.

Para el funcionario, se ha realizado una gestión adecuada de ambos organismos en este año, lo que les genera buena solvencia para incidir en la reactivación económica del país.

“Estamos listos para esta reactivación económica y podemos dotar al mercado con recursos. Esto lo que hace es que la banca de desarrollo pueda funcionar como una herramienta para el gobierno federal, una herramienta contracíclica, es decir, cuando no hay los suficientes recursos en el mercado o cuando la banca comercial está actuando con cautela, la banca de desarrollo puede ayudar a cerrar esas brechas”, detalló el funcionario.

A junio pasado, la SHF presentó una utilidad de 418 millones de pesos, contra los 1,641 millones de pesos que registró en el mismo periodo del 2019.

De acuerdo con el Índice SHF de Precios de la Vivienda en México, en su reporte del tercer trimestre de 2020, el precio de las viviendas con crédito hipotecario aumentó 5% anual.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx