Autorizar un mayor retiro para hacer frente al desempleo, vía afores, donde parte del financiamiento proviene de la subcuenta de vivienda, no es una dádiva, se trata literal de romper el cochinito que tienen los trabajadores para su vivienda y el retiro, es decir, utilizarán sus propios recursos.

Dirigentes sindicales coincidieron en que una medida de esta naturaleza, “nunca será mal vista por los trabajadores”, pero tampoco se vale que se muestre como una acción de “ayuda” del gobierno, cuando en realidad serán los propios trabajadores quienes hagan uso de sus recursos, luego de varias semanas de cotización.

En entrevista Agustín Rodríguez, presidente colegiado de la Unión Nacional de Trabajadores, comentó que “hoy las cifras del IMSS reportan casi 1 millón de trabajadores que perdieron su empleo, este cambio en la Ley significa un salvavidas para ellos; lo único malo que vemos en propuestas como la que presentó el diputado Mario Delgado, es que nunca se consulte a los trabajadores”.

Los legisladores, sobre todo de Morena, con iniciativas de esta naturaleza, “sería bueno que tomarán en cuenta a las organizaciones sindicales a manifestarse, no sólo se trata de respaldarla, sino de proponer opciones que la fortalezcan”.

Rodríguez Fuentes declaró que hoy con esta propuesta, “lo hacen de manera dadivosa, lo cual es poco responsable para los trabajadores; y no se acercan a ellos porque nunca tienen tiempo para atender a sus necesidades”.

Asimismo, comentó que a reserva de revisar la iniciativa en el pleno de la Unión Nacional de Trabajadores –donde hay más de 200 organizaciones sindicales independientes– se realizará un foro donde uno de los temas será la reforma a las afores.

No es una prebenda

En tanto, Fernando Salgado, secretario general adjunto de la Confederación de Trabajadores de México comentó que hay una situación que es muy importante en esta propuesta: “no es una prebenda, no es una concesión, no es un apoyo a los trabajadores, al retirar el dinero de manera automática se restaría semanas de cotización”, aunque en la propuesta de Mario Delgado se plantea que se omita eliminar las semanas de cotización, pero quizá esto no se apruebe así.

El lugar de mantener sus ahorros en su subcuenta de vivienda, los trabajadores que desafortunadamente perdieron su empleo, deberán ser conscientes de que “usarán el dinero que tenían ahorrado, en algunos casos se quedarán sin ahorro y sin cochinito”.

Pese a que este es “un salvavidas”, no se ha considerado en todas las propuestas que ha presentado el gobierno federal contar con un salario solidario, o algún instrumento parecido que permita mantener el empleo formal, porque está comprobado que cuando se pierde un empleo de esta naturaleza -con prestaciones sociales- difícilmente se recupera en el corto plazo.

Como organización sindical, sostuvo, nuestro deber es informar a los trabajadores de estas posibilidades, sobre todo porque hoy hace falta es dinero.

[email protected]