Las remesas que llegan a México, principalmente de Estados Unidos, seguirán al alza pese al efecto Donald Trump, quien había amenazado con gravar este flujo de recursos para pagar su prometido muro fronterizo, algo que parece cada vez más lejano.

Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer, ha señalado incluso que el flujo de remesas al país, proveniente de Estados Unidos, se ha incrementado en lo que va del año, precisamente por el temor a que la nueva administración de ese país pudiera gravarlas.

En este sentido estimó que en todo el 2017 el flujo de remesas a México crezca alrededor de 5%, por lo que si se considera que en el 2016 fueron 27,000 millones de dólares los que ingresaron por este concepto, superarían fácilmente los 28,000 millones al terminar el año.

En la presentación del Anuario de Migración y Remesas, el economista de BBVA Bancomer recordó que los 27,000 millones de dólares de remesas que llegaron a México en el 2017, igualaron al monto de la IED ese año, y superaron los ingresos por exportaciones petroleras y el turismo externo.

Pero comentó que otro factor importante que ha derivado en un mayor envío de remesas al país es que en Estados Unidos han mejorado los niveles de empleo en beneficio de los connacionales, lo que les permite mandar más recursos.

Aunque reconoció que por la apreciación del peso de las últimas semanas los beneficiarios quizá reciban menos dinero en moneda nacional, señaló que el monto en dólares no disminuirá y por el contrario seguirá en ascenso en lo que resta del 2017.

De acuerdo con el anuario elaborado por BBVA Bancomer y el Consejo Nacional de Población, México continuó en el 2016 como el cuarto país receptor de remesas a nivel mundial, después de la India, China y Filipinas. El documento refiere es el estado de Michoacán el que sigue como la principal entidad mexicana receptora de remesas con 2,748 millones de dólares, seguida de Jalisco con 2,518 millones, Guanajuato 2,414 millones y el Estado de México con 1,606 millones.

El principal uso que dan los beneficiarios a este recurso es para la adquisición de comida y vestido con 52% del total; después para pagar deudas con 41.2%; comprar vehículos, salud, y vivienda.

Sin deportación masiva

El economista de BBVA Bancomer afirmó que hasta el momento no ha habido una deportación masiva de inmigrantes a México, como también lo prometió en campaña el ahora presidente de Estados Unidos.

Incluso refirió que, con cifras preliminares, en lo que va del año ha habido una baja de 30% en la deportación de mexicanos provenientes de Estados Unidos, respecto a los 300,000 que regresaron en el 2016.

Recordó que durante la administración de Barack Obama regresaron a México 2.8 millones de connacionales, por lo que estimó que un factor que pudiera explicar la baja en las deportaciones en lo que va del 2017, es que con el anterior gobierno estadounidense, se pudo llegar a lo máximo.

Positivo actuar de S&P

En cuanto a la modificación que hizo la víspera la calificadora Standard & Poor’s (S&P) a la perspectiva de la calificación soberana de México, de Negativa a Estable, Carlos Serrano afirmó que es una medida positiva que refleja el esfuerzo que ha hecho el gobierno en materia de consolidación fiscal.

Previó que este año la deuda sea de 48% como porcentaje del PIB, y que con el actuar de S&P, ya se ve más difícil que pueda degradarse la nota de México.

[email protected]