A la controversia por el tema de la cancelación del aeropuerto en Texcoco y al de las comisiones bancarias, a la administración entrante se le sumará el asunto de la fusión de las entidades de banca de desarrollo.

Este martes, en el Senado de la República se realizó el foro La Importancia de la Banca de Desarrollo, el Caso de Bancomext, donde especialistas coincidieron en que no es una buena idea que se desaparezca este banco para fusionarse con Nacional Financiera (Nafin), tal como lo tiene contemplado el próximo gobierno.

De hecho, en días pasados se dio a conocer ya el nombre de quien dirigirá ambos bancos de desarrollo, lo que hace suponer que la fusión podría concretarse.

“Esta completamente fuera de foco, cuando hoy tenemos toda la posibilidad de aprovechar en un gobierno más incluyente, el enorme potencial del sector exportador, de incorporar a más empresas mexicanas, más empresas pequeñas, en todas las cadenas productivas, y yo creo que lo que tenemos que hacer es fortalecer Bancomext y regresarle todas las funciones de promoción para darle un apoyo integral y a través de eso hacer que más empresas participen”, expresó Enrique Vilatela, director de ese banco entre 1993 y el 2000.

Quien también es presidente de Accendo Banco, agregó que “entonces el hablar de desaparecerlo, de fusionarlo, va a contracorriente completamente, cuando en todos los países tienen un banco especialista en comercio exterior. Entonces lo que tenemos que hacer es fortalecerlo y no hablar de debilitarlo. Se necesita fortalecer a ambas instituciones y que cada uno se dedique a lo suyo”.

En este sentido, el banquero estimó que se tienen hoy dos posiciones en el país: una en la que se apueste al futuro y fortaleza del Bancomext para que se apoye a más micro y pequeñas empresas y con ello el crecimiento del país; o desaparecerlo.

Francisco Suárez Dávila, quien fuera subsecretario de Hacienda entre 1988 y 1994, destacó los dos intentos que ha habido, uno en el sexenio de Vicente Fox y otro en el de Felipe Calderón, de fusionar y desaparecer al Bancomext. Destacó que, gracias la intervención del Poder Legislativo, en ambas ocasiones se logró frenar esa intento.

En este sentido, cuestionó que hoy que se tiene un gobierno de izquierda, pueda lograrse el objetivo de desaparecer ciertos bancos de desarrollo, cuando ello no ocurrió con gobiernos tecnócratas.

En el foro, se destacó la importancia que ha jugado Bancomext en el impulso de la economía, además de que es autosustentable, ha apoyado en las crisis económicas, y nunca ha tenido que ser rescatado, con crecimientos, en los últimos años, de 30% en promedio.

Banobras y SHF

El especialista también cuestionó la intención de fusionar la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) con Banobras. Lo que sí debe ocurrir, dijo, es que se consoliden los diferentes fideicomisos, y encajarlos en el banco de desarrollo correspondiente.

También cuestionó que ya se haya nombrado a un director de Nafin-Bancomext, cuando aún no se concreta la posible fusión. “Uno esperaría que un gobierno progresista saque a la banca de desarrollo del subdesarrollo”, apuntó.

En este sentido, llamó al Senado a que, así como lo hizo en el 2004 y en el 2009, en esta ocasión se logre el rescate del Bancomext.

En el foro estuvieron senadores de diferentes partidos, incluida Ifigenia Martínez, símbolo de la izquierda, que ahora representa a Morena, además de trabajadores del Bancomext.

El abogado laborista Arturo Alcalde mencionó por su parte que sí debe haber un cambio en la banca de desarrollo para que se apoye más a sectores que no tienen acceso a otro tipo de financiamiento, pero refirió que debe tomarse en cuenta a los trabajadores, sin que se afecten sus derechos.

José Flores, secretario general del sindicato de trabajadores del Bancomext, refirió que así como en el 2004 y en el 2009 los trabajadores lucharon por evitar la desaparición o fusión del banco, en esta ocasión nuevamente darán la batalla.