Tuvo que pasar más de un año de la revocación de la sociedad financiera popular (sofipo) Proyecto Coincidir, para que esta empresa tuviera un liquidador en funciones, el cual tiene la tarea de concluir todas las operaciones de esta entidad para su cierre definitivo.

De acuerdo con registros públicos, José Gerardo Badín Cherit fue nombrado por el Comité de Protección al Ahorro del Fondo de Protección de Sofipos (Prosofipo) como liquidador de esta empresa que operaba como financiera popular y que por violaciones a la ley de Ahorro y Crédito Popular, específicamente por incumplir con los niveles de capital requeridos, fue revocada para operar como tal y se determinó su disolución y liquidación por parte de las autoridades.

Este nombramiento llega después de haber nombrado a dos posibles liquidadores que no aceptaron tomar el cargo, debido, según fuentes cercanas al proceso de disolución, a la compleja situación financiera de la empresa, la cual todavía quedó a deber a cerca de 400 personas sus ahorros que depositaron en ella cuando funcionaba como sofipo.

El 17 de diciembre del 2018, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, autoridad que supervisaba a la sofipo, publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el oficio de revocación de esta entidad y, a partir de ahí, se encaminó el proceso de disolución de esta empresa.

“Al resultar insuficientes los argumentos y pruebas aportados por Proyecto Coincidir, y considerando la opinión formulada por Fine Servicios SC (la federación de supervisión auxiliar), se concluyó que esa sociedad se ubica en las hipótesis de revocación”, se puede leer en el oficio publicado en el DOF.

A partir de esa fecha, la autoridad ordenó al Prosofipo nombrar un liquidador en un plazo de 60 días, por lo que fue nombrado Enrique Estrella Quintero, quien rechazó el nombramiento, que posteriormente se le dio a Alfonso Ascencio Triujeque, quien también declinó tomar dicho cargo.

Fue hasta hace unos días que el Prosofipo nombró a José Gerardo Badín Cherit, cuyo domicilio para oír y recibir notificaciones se encuentra en la colonia Anzures, en la Ciudad de México.

Pagar a 400

Al momento del anuncio de su revocación, la sofipo contaba con alrededor de 2,000 ahorradores, de los cuales aquellos que contaban con hasta 1.2 millones de pesos ahorrados en la entidad pudieron tener todo su dinero de vuelta, debido a la venta de parte de su cartera a Banco Afirme.

Sin embargo, en dicho proceso de pago no entraron alrededor de 400 personas, que tenían ahorros por más de 1.2 millones pesos y que ahora tendrán que esperar el actuar de Badín Cherit para liquidar bienes de la empresa y poder pagarles, hasta lo que alcance, a los afectados por esta situación.

La sofipo, dirigida por Carlos Obregón y encabezada por el empresario Francisco Javier Conejo Cejudo, comenzó con incumplimientos con sus ahorradores desde el 2017, pues, según sus directivos, parte de su cartera se colocó en créditos para el sector agrícola, los cuales no se pudieron recuperar y, por ende, se afectó su liquidez para cumplir con sus compromisos.

Funciones de un liquidador

• Concluir las operaciones que hubieren quedado pendientes.

• Cobrar lo que se deba a la empresa y pagar lo que ella deba.

• Vender los bienes de la empresa.

• Liquidar a cada socio su haber social.

• Practicar el balance final de la liquidación.

• Obtener del Registro Público de Comercio la cancelación de la inscripción del contrato social.

Fuente: Ley general de sociedad mercantiles

[email protected]